El proyecto del FC Barcelona tiene previsto un cambio importante de cara a la próxima temporada. Joan Laporta prepara una renovación generacional que puede afectar a los pesos pesados más veteranos del vestuario. Entre ellos, Gerard Piqué. Sacrificar a uno de los capitanes o perderlo, es la opción más dolorosa a la que el Barça no quería llegar pero no está descartado.

Es uno de los líderes del equipo y también capitán pero su futuro está a día de hoy en el aire. El defensa central del Barça afirmó que se marcharía cuando se diera cuenta de que no tenía el nivel y cuando su papel fuera secundario. Sin embargo, esta temporada está teniendo una tarea esencial... pero podría ser su última temporada en el Barça. Como también la de otro jugador importante como Jordi Alba.

El Barça tiene problemas económicos muy serios y, para volver a luchar por todos los títulos, tendrá que recuperar el poder en todos los sentidos. Y aquí es donde ha aparecido Piqué para ayudar en los últimos meses. El central catalán fue el primero en rebajarse el sueldo (manteniendo su contrato hasta 2024) para echar una mano a la entidad culé. Pero como él, hay muchos jugadores con un elevado sueldo. El mismo Piqué publicó hace unos días qué había cobrado en la nómina bianual del mes de diciembre: casi dos millones y medio, que esta temporada suponen unos cuatro y medio más los posible variables. Pero este tema, el del salario, es el que también podría precipitar su salida.

Laporta no quiere llegar a tener que escoger entre tener que sacrificarlo o perderlo. Piqué está siendo muy importante esta temporada y un titular indiscutible, pero la competencia cada vez se acerca más. No es el caso de Eric Garcia, ni de Óscar Mingueza, ni de Clément Lenglet ni de Samuel Umtiti, pero sí es el caso de Ronald Araujo. Este verano el próximo verano el Barça se encontrará con una encrucijada de caminos en la cual tendrá que tomar muchas decisiones. Una de ellas será gastar los millones para fichar a jugadores estrella como Erling Haaland, y si se tiene que prescindir de futbolistas para tener margen, el nombre de Piqué es uno de los que podría estar sobre la mesa.