El partido de vuelta de cuartos de final de la Champions ante el PSG va a marcar el destino de la temporada blanca. En caso de superar la eliminatoria, las aspiraciones del Real Madrid en la temporada crecerían sustancialmente. Sin embargo, si los de Ancelotti caen eliminados, la temporada se reducirá al objetivo de luchar por una liga de mínimos, en la que el FC Barcelona no ha competido hasta la llegada de Xavi, y el resto de competidores se han quitado puntos entre ellos, con la salvedad del Sevilla, único equipo que parece aguantar el pulso al Madrid.

Por esta razón, Florentino Pérez ha decidido parar las renovaciones pendientes hasta saber qué ocurre con la temporada, no es lo mismo seguir vivo en Europa que volver a caer eliminado en la competición de clubes por excelencia. No es ninguna sorpresa que para el presidente blanco los fichajes siempre han opacado a las renovaciones, nunca le ha temblado el pulso a la hora de dejar salir a un jugador, a veces con acierto y otras no, pero el patrón a seguir es claro.

Te puede interesar:

En el club blanco son conocedores de la forma de actuar del presidente. En la puerta de su despacho esperan algunos de los más importantes de la plantilla, como Luka Modric, que acaba contrato el 30 de junio, y a sus 36 años todavía no ha renovado con el Real Madrid. Aunque su caso no parece un problema, pues el croata siempre ha manifestado el interés por terminar su carrera en el Bernabéu.

El resto de jugadores a la espera son: Nacho (32), Kroos (32), Benzema (34), Asensio (26), Ceballos (25) y Mariano (28), todos con un año más de contrato por delante.