Hace unas semanas la continuidad de Leo Messi en el París Saint-Germain parecía garantizada, pero ahora ya no está tan clara. Y es que el argentino, que tuvo que dejar el Barça por un motivo salarial, podría encontrarse ahora con un problema similar en el club parisino.

Y es que el PSG quiere mantener a sus grandes estrellas, pero podría no poder continuar pagando los sueldos que cobran actualmente. Un contratiempo inesperado que destrozaría al argentino, que por fin comienza a sentirse cómodo en Francia junto a su familia.

En este sentido, según informa L'Équipe, la DNCG (organismo financiero que supervisa las cuentas de los clubes franceses) aprobará dos nuevas regulaciones para tener el control de los gastos de los clubes. Y esto tendrá un especial efecto en el PSG, que es el que más gasta en salarios y fichajes.

A partir de ahora, ningún equipo podrá tener una masa salarial superior al 70% de sus ingresos (el PSG tiene en un 91%). Además, ningún club podrá tener una deuda superior al de su capital social.

Así, y aunque Kylian Mbappé se acabe marchando, con las nuevas regulaciones Messi debería adaptar su salario. Un gesto que realizó en el Barça pero que no parece que vaya a repetir en el PSG. Si no lo hace, su salida estaría más cerca. Al igual que la de otras estrellas como Neymar.