El faraónico proyecto del Paris Saint Germain sigue buscando su identidad y ser capaz de traducir su gigantesca inversión en éxito continental. Con la Ligue 1 prácticamente domada, en el conjunto parisino la obsesión es ganar la Champions League, pero numerosos problemas a lo largo de los años se lo ha impedido. Poca paciencia con los proyectos, la volatilidad del dueño, la descompensación de algunas de sus plantillas, la lucha de egos... o la poca profesionalidad de algunos de sus jugadores.

El PSG quiere evitar que, un año más, sus futbolistas protagonicen noticias vinculadas con el mundo del ocio nocturno o la polémica. Según informó desde Francia el prestigio rotativo L' Equipe, Luis Campos ya se ha puesto manos a la obra para tratar de conseguir un vestuario profesional y dedicado al cien por cien en brindarle al club los éxitos que persigue.

¿Cómo lo va a hacer? Pues el director deportivo de la entidad francesa ha estado enviando y va a seguir haciéndolo, a ojeadores a los clubes y discotecas nocturnas más populares de la capital para asegurarse de que sus futbolistas no están allí pasando la noche cuando no corresponde.