La salida de Santi Mina del Celta de Vigo ya es una cuestión de unos pocos días. El delantero celeste, condenado en primera instancia a 4 años de prisión por un delito de abuso sexual, pondrá rumbo a Arabia Saudí para jugar a préstamo en el Al-Shabab la próxima temporada, un movimiento que 'libera' al Celta de una situación muy comprometedora y que, además, posibilita en fichaje de un nuevo delantero.

Santi Mina ha decidido aceptar las condiciones económicas del equipo saudí, al que entrena el preparador valenciano Vicente Moreno. Su marcha del Celta tan solo está ahora pendiente de que se gestione su visado y de que el club gallego le abone las cantidades que le adeuda tras suspenderlo de empleo y sueldo una vez fue condenado.

El Al-Shabab, que ya hace semanas que llegó a un acuerdo con la entidad que preside Carlos Mouriño, se hará cargo de la totalidad del sueldo del futbolista, que se sitúa actualmente en los dos millones de euros. La consumación de esta operación va a permitir al Celta liberar masa salarial y poder plantearse por fin el fichaje del delantero centro que Eduardo Coudet lleva semanas pidiendo.