Fernando Llorente ha tenido una carrera de éxito. El espigado delantero de Pamplona ha triunfado en España, Italia e Inglaterra, pero también con la Selección (campeón de Mundial y Eurocopa). Ahora, con 37 años, todavía busca un último reto.

Su vida deportiva transcurrió principalmente en el Athletic, quien se lo llevó con 12 años cuando su destino parecía encontrarse en la cantera de Osasuna; también estuvo a un paso de llegar libre al Valencia CF, pero ese mismo verano los de Mestalla optaron por Negredo (25 millones). Y en más de una ocasión recibió la llamada del Real Madrid y, sin embargo, tenía acuerdo con otros clubes como la Juve. Son muchas las variables que le hubieran llevado por otro camino.

En una entrevista en 'El Larguero', el navarro lamentó profundamente cómo se produjo su marcha del Athletic por culpa de una directiva intransigente: "Las cosas no salieron como me hubiese gustado con el Athletic. Despedirme del club en el que crecí... desde los 12 años hasta los 28. Lo siento como mi casa. Me da mucha pena el no haber vuelto y acabar bien. Las cosas salieron así, pero estoy feliz de la carrera que he tenido", lamentó Llorente.

Cuestionado sobre su no fichaje por el Real Madrid en más de una ocasión, Llorente lo dejó claro: "No... no. En realidad nunca estuve cerca. Siempre que el Real Madrid me quiso estuve con contrato en el Athletic Club, y bueno... el Athletic en ningún momento me quiso soltar ni el Madrid pagar mi cláusula en aquel momento. Y cuando tuve la oportunidad de ir al Real Madrid, la Juventus estuvo más rápida".

Se iría al Madrid sin cobrar

"Me hubiese gustado vestir de blanco. Ahora mismo Real Madrid es el mejor equipo del mundo y es increíble lo que está haciendo en la Champions League. Siempre que llega lejos es capaz de ganarla", insistió. Manu Carreño le preguntó al veterano futbolista si estaría dispuesto a jugar gratis en el Madrid, a lo que el navarro respondió con un claro: "Por supuesto, cómo no".

Sobre su futuro tras dejar el Eibar en verano, mira al frente con fe de lograr una última aventura antes de colgar las botas: "Sigo entrenando, buscando algo que me ilusione. No sé qué pasará en el futuro. Tengo ganas de seguir, aunque lleve tres meses parado".