La rodilla no da tregua al Papa Francisco, que desde hace unos años ha tenido algunas crisis relacionadas con esta dolencia y que le han obligado a aparecer en silla de ruedas. El líder de la Iglesia Católica busca soluciones para mitigar este dolor y ha pasado consulta con José María Villalón, responsable del cuerpo médico del Atlético de Madrid.

En una entrevista para la Cadena Cope, el médico, especialista en traumatología deportiva, explicó el caso: "Tanto la Conferencia Episcopal como la Nunciatura del Vaticano en España han pedido a un grupo de especialistas si se podría ayudar al Papa, dada la situación por la que atraviesa. Lo vemos en silla de ruedas y nos han preguntado si podemos ayudarlo a mejorar su movilidad y detener su proceso artrítico”, señaló, al tiempo que compartió sus impresiones sobre el Papa: "Está muy bien, psicológicamente, es muy lúcido, es un hombre muy simpático, afable, simpático y le gusta el fútbol", expuso.

El caso es que no quiere pasar por quirófano, algo que ha condicionado mucho sus conversaciones con los médicos: "Es un paciente muy simpático y muy terco en el sentido de que hay propuestas quirúrgicas que él no quiere. Necesita que le ofrezcan un tratamiento más conservador para que acepte", explicaba Villalón.

Francisco no es un paciente común por su apretada agenda y el tratamiento, por tanto, se hizo más desafiante debido al ocupado itinerario del pontífice. “Pero soy optimista. Se puede ayudar al Papa con su dolencia”.