El Mundial de Catar dejó muchas lecturas para numerosas selecciones. El fracaso de España o Alemania, la sorpresa de Marruecos, el renacer de Argentina o las polémicas de Francia. Precisamente sobre esto último habló recientemente el periodista Daniel Riolo en RMC. Recordemos que las lesiones se cebaron con 'les bleus' poco antes de arrancar el Mundial y una de ellas supuso la sospechosa exclusión de Karim Benzema de la convocatoria, aunque no se ocupó su ficha. Misma polémica que con Gayà en España, pero con el aliciente de que el madridista podía volver en todo momento al no haber sido sustituido por Deschamps.

La personalidad del laureado entrenador y la del delantero madridista es más bien opuesta y ese debió ser el motivo por el que quien fuera centrocampista del Valencia CF aprovechó la oportunidad que se le brindó para quitárselo de encima. Hay que recordar que el atacante del Real Madrid llegó con molestias a la concentración: “Le pidieron forzar los entrenamientos cuando no quería. Se volvió a lesionar. Para mí fue una recaída. Pero podría haber estado en el banquillo para los octavos de final, y en cuartos hubiera estado plenamente operativo”.

Deschamps no quería a Benzema y su vuelta a la selección. No sabe gestionar las personalidades y los diferentes egos que puede haber en un vestuario. Es fuerte en la construcción de un grupo, que no es lo mismo. Benzema representó un problema para él. Karim Benzema se merecía más respeto. Lo tomamos por idiota y lo echamos. A algunos jugadores como Lloris, Griezmann o Giroud no les disgustó que se fuera”. Francia quedó subcampeona y varias voces aseguraron que con Benzema hubieran ganado el campeonato. Puede ser... o quizá no hubieran llegado tan lejos.