El Real Valladolid celebró a pie de campo en el estadio de Nueva Zorrilla el ascenso a primera tras un partido loco contra el Villarreal B que se resolvió en los últimos minutos.Los jugadores y aficionados disfrutaron a lo grande del logro, como también lo hizo el presidente del club, Ronaldo Nazario, tras un año complicado con la afición en contra y la posibilidad de vender el club.