El centrocampista del Hércules César Moreno afirmó este jueves, en rueda de prensa, que la verdadera imagen de su equipo, muy irregular en el inicio de la competición, es la que mostró en los primeros partidos, en los que se mostró como un adversario intenso y ambicioso.

El jugador admitió que la victoria de la pasada jornada, tras varios partidos con malos resultados, fue un "subidón" por la contundencia del marcador para el equipo, al que dijo que ha regresado la "alegría". "A lo largo de la Liga siempre hay partidos malos y mejor que nos haya llegado temprano que tarde", razonó el exfutbolista del Elche.

El centrocampista reconoció que ahora la asignatura pendiente del Hércules es mostrar esa fortaleza como local y aseguró que el grupo no piensa ya en otra opción que ganar al Atlético Levante.

César Moreno lamentó la baja por lesión de su compañero Sandro Toscano y afirmó que le gustaría haberse ganado los minutos "por mis méritos y no por la lesión de un compañero".

El jugador dijo que puede ser compatible en el medio del campo con Federico Bikoro, ausente la pasada jornada por un compromiso con su selección, y aseguró que el equipo ha aprendido en este inicio de la competición "que no te puedes confiar ni un minuto ante ningún equipo o rival".

El futbolista definió al Atlético Levante, próximo rival, como un equipo con "identidad", pero aseguró que el Hércules no se va a "achantar" ante ningún rival.

Por último, el cartagenero asumió con naturalidad la motivación que muestran todos los rivales ante el conjunto herculano."Es lo que tiene estar en un club con tanto nombre. Estemos en la categoría en la que estemos el Hércules es un club histórico de España y todo el mundo le quiere ganar", concluyó.