Salva Yago, el nuevo responsable del cargo de Metodología y Tecnificación del Torrent CF, asume el desafío de dignificar al equipo donde se formó, creció como jugador y como técnico, con la finalidad de estar a la altura de la ambición del club de su localidad. Un reto al que espera responder con la exigencia que supone, pero con la ilusión de que sus conocimientos futbolísticos se plasmen en el San Gregorio. Sin embargo, su sentimiento y afinidad por un conjunto que lleva en su corazón será el motor de su trabajo.

«Es el reto más importante que he tenido desde que empecé en el fútbol con siete años. Es un desafío brutal por lo que implica a nivel del club de mi ciudad, de mi club, en el que me he formado deportivamente y por lo que implica el trabajo en sí, que es un trabajo muy estimulante. Estoy tranquilo, pero a la vez tengo ganas de hacer muchas cosas. Quiero comenzar ya», comentó el técnico a SUPER, agradecido con la confianza que le transmitió desde el primer minuto el Torrent mediante un mensaje de «responsabilidad, de ganas de crecer e ir hacia arriba». Pero sobre todo, con un objetivo claro. «La idea es intentar acercarnos al profesionalismo en todos los niveles». 

"Es un desafío brutal por lo que implica a nivel del club de mi ciudad, de mi club, en el que me he formado deportivamente y por lo que implica el trabajo en sí, que es un trabajo muy estimulante"

Aún en una nube por el nuevo cargo que atesora, Salva Yago, quien espera a que se cierre la temporada para empezar a trabajar, tiene claro cuál es el camino a seguir. «Lo que se me demanda es que vayamos todos en la misma dirección. Que los más de 40 equipos que forman el Torrent tengan una identidad propia, tanto de juego como de comportamientos.

Que seamos fieles a unos valores desde la historia y las raíces del club. Hay que agarrarse a eso. Y a partir de eso, ayudar a los entrenadores a que sean capaces de transmitirlo a los jugadores. Tienen que crecer a partir de ahí, un crecimiento personal adecuado a nuestro perfil ideal de jugador». Todo, después de seis años en la escuela del Levante, donde su periodo como entrenador fue contextualizada en un aprendizaje constante.

Una de las especialidades que tiene el fútbol y que buscará plasmar en su nueva etapa. Era una dimensión muy grande, el salto es abismal. Lo que más me sorprendió fue la formación continua. No te dejan de formar. Cuanta más formación tengan los entrenadores más formación tendrá el jugador. El objetivo es formar futbolistas profesionales», comentó el valenciano.

Sin embargo, no quiere mirar más allá, aunque el futuro que visualiza a corto plazo es ilusionante para un Torrent que no quiere tener techo. «Me gustaría, simplemente, en cinco meses entrar una tarde al campo y que se vea ambiente de fútbol y buen trabajo. A corto es lo que me gustaría ver», finalizó, feliz y orgulloso, Salva Yago. 

Entrevista completa:

¿Cómo está?

Es un reto para mí el más importante que he tenido desde que empecé en el fútbol con siete años. Es un reto brutal por lo que implica a nivel del club de mi ciudad, de mi club, en el que me he formado deportivamente y por lo que implica el trabajo en sí, que es un trabajo muy estimulante.

¿Y personalmente?

Tranquilo pero a la vez tengo ganas de hacer muchas cosas cuando ahora es momento de acabar la temporada, acabar bien y volver a reorganizar todo. Será el momento de empezar a hacer cosas, pero yo estoy deseando ya que empiece. 

¿Qué dimensión tiene su nuevo cargo?

La diferencia es sustancial. Nunca he estado en un cargo de esta entidad y con esta responsabilidad. Lo que se me demanda es que vayamos todos en la misma dirección. Que los más de 40 equipos que forman el Torrent tengan una identidad propia, tanto de juego como de comportamientos. Que seamos fieles a unos valores desde la historia y las raíces del club. Hay que agarrarse a eso. Y a partir de eso, ayudar a los entrenadores a que sean capaces de transmitirlo a los jugadores. Tienen que crecer a partir de ahí, un crecimiento personal adecuado a nuestro perfil ideal de jugador. Es mucha información. Mi cabeza da muchas vueltas en cuanto a por dónde tenemos que empezar. Antes me dedicaba básicamente a entrenar y esto es una dimensión totalmente diferente. Tienes que estar pendiente de muchísimos campos, muchísimos entrenadores y muchísimos detalles. A partir de ahí desarrollaremos todo el trabajo. 

¿Cuál es el nivel de exigencia?

Esta gente ha demostrado que no quiere que el Torrent tenga tope y que siga creciendo. La presión es diferente. No es lo mismo entrar en un club que acaba de ascender a 3ºRFEF que hacerlo en un equipo que se ha quedado cerca de ascender a 2ºRFEF, que ya es categoría profesional. La idea es intentar acercarnos al profesionalismo en todos los niveles. 

¿Cómo fueron sus seis años en la Academia del Levante UD? ¿Le gustaría trasladar algo de su aprendizaje?

Me chocó mucho todo. Era una dimensión muy grande, el salto es abismal. Lo que más me sorprendió fue la formación continua. No te dejan de formar. Cuanta más formación tengan los entrenadores más formación tendrá el jugador. Todos los años, desde el departamento de metodología, semanalmente formaciones. Aspectos de juego, psicológicos, tácticos... Todo. Yo he vivido en mis carnes mi evolución como entrenador y me encantaría que eso fuera posible. Con menos recursos, pero trasladarlo al Torrent. El objetivo es formar jugadores profesionales. Al final tu mensaje ves que llega, le suma para el objetivo de esa gente. 

Más allá del primer equipo, el objetivo en categorías inferiores es que aspiren al máximo.

A los demás equipos llevarlos a la misma categoría. Ahora vamos a formar jugadores de mejor calidad, que entiendan mejor el juego, que estén más capacitados para el fútbol profesional. 

¿Qué mensaje le transmite el club?

Me da un mensaje de responsabilidad. Ganas de crecer e ir hacia arriba. Asumo el reto. Les tengo que estar muy agradecidos a Toni y a Víctor. Esa confianza y ganas de que trabaje con ellos hace que demos al cien por cien para estar a la altura de las expectativas.

¿Qué futuro visualiza?

No miro mucho el futuro, prefiero vivir el día a día. Me gustaría, simplemente, en cinco meses entrar una tarde al campo y ver entrenamientos donde las cuatro cosas en las que hayamos podido incidir se lleven a cabo. Que se vea ambiente de fútbol y buen trabajo. A corto es lo que me gustaría ver. Sin embargo, quedé alucinado cuando fui hace poco al San Gregorio a ver un partido. Por trabajo no podía asistir. Nunca pensé que vería tanta gente en el San Gregorio. Es una cosa que hay que cuidar.