Dar un paso más. Abrir camino. No quedarse atrás. Son frases que podrían definir aquel agosto de 2011. El germen de la variante femenina del torneo. El momento en el que por primera vez se disputó un partido de fútbol femenino sobre Els Arcs, bajo el paraguas del COTIF, que enfrentó a los dos máximos exponentes femeninos del balompié valenciano: un derbi entre Valencia y Levante que sirvió para inaugurar el torneo. Se lo llevaron las granotas por 2-0. Cada edición ha tenido novedades tanto en participantes como en el formato. La organización nunca ha dejado de lado un torneo que progresa gradualmente y que ha ido en clara progresión. De la disputa de un único partido en 2011 se pasó en 2012 a formar un grupo de cuatro conjuntos (Valencia, Levante, Mislata y Marítim), siendo las granotas de nuevo las ganadoras. En 2013 se decidió seguir con los dos equipos ya tradicionales e invitar por primera vez un combinado de fuera de las fronteras valencianas, el Fundación Albacete, además de uno castellonense, el Villarreal, con formato de «final four», semifinales y final, que de nuevo dirimirían valencianistas y levantinistas con igual desenlace: victoria granota. Un flamante Barcelona dirigido por Xavi Llorens, vigente vencedor de la Primera División pocos meses antes, escribió con letras de oro su debut en el torneo en 2014, el mismo año que un club extranjero, el Montpellier francés, hacía acto de presencia en l’Alcúdia.

Las culés, con jugadoras en sus filas como Alexia Putellas -Balón de Oro en 2021-, Jennifer Hermoso -máxima goleadora histórica de la selección-, además de otros nombres propios como Mariona Caldentey, se alzaron con el trofeo en una final frente al Levante decidida por la propia Hermoso. Namibia y Venezuela estrenaron en 2015 la presencia de equipos nacionales, edición en la que se amplió la participación a seis equipos y en la que Eli Ibarra anotó el gol de la victoria en la final para el Athletic. En 2016, María Pry del Betis Féminas se convirtió en la primera mujer entrenadora en levantar el preciado trofeo. El Atlético llegó al torneo tras dominar el campeonato español y rubricó su nombre en el historial del torneo en 2017. En 2018 el Levante volvió a sus éxitos de antaño y levantó la copa frente al debutante Madrid CFF, en una edición marcada por el uso del VAR y la participación de un gigante asiático, India, que en 2019. Una edición en la que España brilló con luz propia y se hizo con el cetro.

En la última edición, la de 2021, la posterior a la parada forzosa por la COVID-19, el COTIF volvió a unos principios 100% valencianos. El Castellón, un equipo recién creado que juntó todas las piezas del puzle en tiempo récord, venció por la mínima en la final al Elche.