El Alcoyano tiene que remontarse al primer tercio de competición de la temporada 2016/17 para encontrar otro precedente que le sitúe al frente de la clasificación en solitario en la categoría de bronce del fútbol español.

Fue en la desaparecida Segunda B, después de vencer 2-0 al Ebro en El Collao con goles de Fran Miranda y Mariano Sanz un 13 de noviembre de 2016, que situaba al Alcoyano entonces dirigido por Toni Seligrat con 29 puntos, uno más que el Barça Atlètic.

Aquella temporada el filial azulgrana terminó como campeón con 82 puntos y el Alcoyano terminó segundo en la tabla por delante de Valencia Mestalla y Atlético Baleares. La aventura del Alcoyano en la promoción de ascenso terminó en la primera eliminatoria tras igualar sin goles en Cartagonova y perder 0-2 en El Collao en el partido de vuelta.

Con Vicente Parras el Alcoyano ya saboreó el liderato en solitario pero no fue en la categoría de bronce del fútbol español. Ocurrió un escalón más abajo, en Tercera División, la temporada 2019/20, la del aterrizaje del técnico ilicitano en el banquillo del equipo tras el descenso.

El Alcoyano cogió el liderato en la cuarta jornada y ya no lo soltó hasta que el fútbol español se detuvo en marzo de 2020 por la aparición de la pandemia por la Covid-19.

En la pasada jornada el Alcoyano alcanzó el coliderato junto a Osasuna B, Real Sociedad B y Murcia, pero de los cuatro equipos el único que consiguió la victoria el fin de semana fueron los de Vicente Parras tras imponerse 2-1 al Sabadell, un marcador que además borraba de un plumazo una racha de cinco meses sin ganar en El Collao.

El propio técnico quiere evitar cualquier atisbo de euforia que pueda distraer el buen momento del Alcoyano al afirmar que "sería un error mirar ahora la clasificación. Los 10 puntos ni te dan un título ni te solucionan nada. Hemos de disfrutar del momento. Lo más importante es que se ha dado un paso al frente como equipo", se sinceró.