CD Numancia: la leyenda continúa

El club soriano inicia una nueva época dispuesto a prolongar su milagro deportivo mirando también al exterior. Los proyectos de internacionalización de las marcas Soria y Numancia protagonizarán el nuevo impuso que quiere dar al club el nuevo consejo de administración que preside Moisés Israel Garzón

El CD Numancia, equipo que disputa LaLiga 1|2|3, ha iniciado una nueva etapa en la que pretende acrecentar su leyenda, la leyenda de un club querido en todo el ámbito del deporte español por los éxitos que ha acumulado durante más de veinte años sustentados en su humildad y en su vinculación a la tierra y al pueblo soriano, un club que revive la milenaria resistencia y la nobleza castellana, y que está dispuesto a seguir haciendo historia en los nuevos tiempos que ha marcado el nuevo consejo de administración. Es el momento además de hacer transcender este espíritu más allá de las fronteras de la tierra soriana, de difundir el mensaje numantino por el mundo sin fronteras que marca la era de las comunicaciones informáticas.

"Era la opción número uno a la hora de adquirir un club destacado en el ámbito español –reconoce el nuevo presidente, Moisés Israel Garzón- y lo enfocamos no sólo como un plan de marketing, sino como un desarrollo estratégico de dos marcas: la marca Numancia y la marca Soria".

Moisés Israel Garzón, Presidente CD Numancia

Y los nuevos accionistas no han dudado en apostar por la continuidad respecto al anterior equipo que presidió Francisco Rubio Garcés, en los planos deportivo, financiero, jurídico o social. "Lo que se hace bien, cambiarlo es tontería", no duda en asegurar Moisés Israel Garzón, al tiempo que anuncia que el Numancia ha creado un consejo consultivo en el que figuran un ciudadano chino, un indio, un indonesio o un sudafricano, que serán nuestros asesores para ayudarnos en el crecimiento en otros territorios geográficos", y como no podía ser menos, en el mundo de la informática y de las redes sociales, el Numancia cuenta también con asesores expertos en Facebook, Google o Amazon "que colaboran con nosotros para la difusión en todos los territorios del mundo".

Pero el Numancia no sólo quiere desarrollarse en el campo de difusión turística, sino también a través de una academia de alto rendimiento en la que el club está desarrollando un enorme esfuerzo. Y todo a partir de una afición que siempre ha tenido a su lado y con la que la nueva propiedad mantiene ya una íntima conexión. Moisés Israel Garzón no duda en asegurar que "estamos encantados por el trato que nos han dispensado desde el primer día, estamos encantados de cómo es la sociedad soriana".

Moisés Israel Garzón, Presidente CD Numancia

En la misma línea que la nueva directiva Javier del Pino, director de Marketing e Imagen Corporativa CD Numancia, considera también que uno de los objetivos es potenciar la historia que arrastra el club, así como darle prioridad a la transparencia en la gestión. Y para internacionalizar la marca hay varios proyectos; como la creación de una academia de alto rendimiento o un proyecto turístico para que la gente conozca Soria.

Javier del Pino, director de Marketing e Imagen Corporativa CD Numancia

El futuro está abierto a nuevos sueños, pero el momento actual del CD Numancia nace ya hace más de 25 años, en los tiempos más delicados de la historia del club. En 1993, Francisco Rubio Garcés junto a un grupo de amigos empresarios adoptó la decisión de tomar las riendas de una entidad a punto de desaparecer por problemas económicos en una Segunda División B en la que se encontraba estancado y con un futuro muy incierto. Fueron aquellos valientes aficionados los que creyeron en el proyecto y afrontaron el reto de hacer un club grande en una ciudad tan pequeña como Soria.

Celebración de Lotina del ascenso en el vestuario.

Con aquel modesto capital inicial, el Numancia logró sobrevivir y de la mano de Miguel Angel Lotina, comenzó a soñar. Primero en una inolvidable Copa del Rey de 1996 en la que tan sólo el FC Barcelona fue capaz de cortar su marcha y al año siguiente con el increíble ascenso a LaLiga 1|2|3.

Francisco Rubio recuerda aquellos momentos decisivos contra el Recreativo de Huelva en el play-off de ascenso:

Francisco Rubio, Ex-presidente CD Numancia

Por su parte, Miguel Ángel Lotina, técnico del club numantino entre 1993 y 1996 y posteriormente en la campaña 1998/99, se encuentra hoy en día centrado en el fútbol japonés dirigiendo esta misma temporada al Cerezo Osaka pero recuerda con mucho cariño aquellos tiempos en el Numancia:
"Para mi significa como entrenador donde empezó todo –reconoce-, venía del Logroñés de asistente en LaLiga Santander pero el que me dio a conocer con la Copa del Rey y con el ascenso a la máxima categoría fue el Numancia. Cuando llegué a Soria, el deporte rey era el voleibol. Cuando llegó Paco Rubio a la presidencia se empezó a trabajar con una estructura de club muy familiar. Y esa esencia yo creo que se mantiene todavía. Tiene un mérito tremendo porque desde entonces ha habido dos ascensos más a LaLiga Santander y eso tiene un mérito tremendo. El Numancia sigue estando en LaLiga y es porque las cosas se están haciendo muy bien tanto en el aspecto económico como en el deportivo. Hay ciudades muy grandes en España que ni siquiera están en LaLiga 1|2|3. Mi deseo es que el Numancia continúe entre la máxima categoría y la división de plata, y no solo para los aficionados, sino para la ciudad en sí. Que tenga un poco de suerte y todo será más fácil si las cosas se siguen haciendo así de bien".

Miguel Ángel Lotina.

Francisco Rubio había situado al Numancia en LaLiga, un logro que parecía un sueño imposible y que se había hecho realidad gracias a la ilusión de su presidente, de su equipo y de toda la sociedad soriana.

El fútbol español observaba con incredulidad desde la lejanía de las tierras sorianas aquella proeza protagonizada por el equipo de una ciudad de poco menos de 40.000 habitantes. Pocos hubieran apostado por la consolidación del Numancia en LaLiga 1|2|3 porque, además, la alegría del brillante ascenso trajo consigo otro de los momentos más decisivos en la historia de la entidad, la constitución como sociedad anónima en 1998, que supondría un enorme esfuerzo económico para el Numancia. No había capacidad para afrontar la importante inversión, superior a los 200 millones de las antiguas pesetas, y de nuevo, Francisco Rubio tuvo que salir al rescate de la entidad, aportando junto a sus directivos el capital social que le permitía entrar de lleno en LaLiga.

Pero el Numancia tenía todavía mucho terreno por recorrer y a la incredulidad respondió con un nuevo órdago que supuso el ascenso a LaLiga Santander en 1999, a un campeonato que ya se codeaba entonces con la Premier League, la Bundesliga o la Serie A italiana. Esta vez sí fue complicado afianzarse en la máxima categoría y el regreso a LaLiga 1|2|3 se producía al año siguiente. Otros muchos proyectos futbolísticos pagaron muy caro el esfuerzo económico y estructural de ascender a la máxima categoría del fútbol español y a algunos les costó hasta la desaparición o tener que sufrir una larga travesía por el desierto que, para algunos de ellos, sigue vigente. Pero el Numancia mantuvo la fe en sus principios, supo aprovechar su estancia en la categoría de plata para afianzar su estructura económica y, con ánimos renovados, afrontar el objetivo de regresar a LaLiga Santander.

Ante la incredulidad de nuevo de toda la sociedad española que ya mostraba un cariño especial hacia aquel humilde pero a la vez brillante club soriano, no sólo se produciría un nuevo ascenso en 2003/04 en el interregno de José Isla Orte logrando la plaza de ascenso en la última jornada de nuevo ante el Recreativo, sino también un tercero en 2007/08 con Rubio Garcés ya de vuelta a la presidencia, y a lo grande tras proclamarse campeón de LaLiga 1|2|3, un nuevo ascenso que convertía ya al Numancia en uno de los miembros destacados de LaLiga, que nacía con pujanza para darle al fútbol español sus años de mayor esplendor.

El Numancia se había ganado a pulso un asiento en la mesa de los mejores clubes del mundo organizados en torno a LaLiga. ¿Y cómo había sido posible aquel milagro? -se preguntan los aficionados del resto del país -, ¿cómo una entidad con un presupuesto muy humilde era capaz de convivir codo con codo con otras que disponen de un enorme caudal de recursos, el respaldo de grandes poblaciones o comunidades autónomas y de potentes patrocinios?

El director deportivo, César Palacios, que cumple ya su novena temporada en el club, sabe mucho de todo esto, de por qué en el Numancia no se cesa a un entrenador desde hace mucho tiempo:

César Palacios, director deportivo CD Numancia

Ni siquiera el propio Francisco Rubio es capaz de explicarse uno por uno todos los factores que han contribuido al milagro del Numancia, aunque su humildad le impide situarse como el gran protagonista de esta historia tan bonita. De lo que sí es consciente es de que acertó en las líneas trazadas cuando tomó las riendas del club: desde el proceso de consolidación económica, hasta una clara y sensata política deportiva, y la convicción de que el crecimiento de un club de fútbol debe de ir vinculado al desarrollo de una tierra, la tierra soriana que siempre ha estado detrás del Numancia, con sus escasos pero fieles habitantes, con sus peñas y su tejido social que nunca le volvió a dar la espalda.

Raquel Gutiérrez, peñista CD Numancia

Detrás de todos los éxitos deportivos, no sólo hay que buscar esa buena gestión económica desarrollada por el equipo directivo, hay que pensar también en el acertado proceso de mejora de las instalaciones, el paso del vetusto estadio de Los Pajaritos que en otras circunstancias hubiera pasado a mejor vida en cuando se planteó la construcción de un campo adaptado a LaLiga Santander. El Numancia hoy cuenta con un cómodo campo de entrenamiento situado a solo unos metros de su nuevo estadio y Soria mantiene una instalación histórica en la que nació y siguen naciendo generaciones de grandes atletas que vienen a suceder a los Cacho o Antón.

Tener clara la necesidad de adoptar criterios austeros en la política de fichajes fue otra de las claves de este milagro producido en la cuna del Duero. Y esa es la táctica que sigue aplicando el club ahora que llegan nuevos tiempos de la mano de la nueva propiedad. El objetivo de regresar a LaLiga Santander sigue siendo posible y, de hecho, estuvo a punto de conseguirse en la temporada pasada en la que solo el R. Valladolid CF fue capaz de frenar a los numantinos ya en la última eliminatoria del play-off.

En este contexto histórico nace pues un nuevo Numancia que desde sus raíces celtibéricas ha dado el salto ya a la civilización de la informática y de la comunicación, buscando difundir internacionalmente su modelo y su peculiar idiosincrasia, una internacionalización alienada con uno de los grandes objetivos de LaLiga: dar a conocer a los clubes y a la propia organización en todo el mundo. El club quiere ser un vehículo de difusión, no sólo del fútbol español, sino también de la tierra en la que se asienta, una tierra que quiere dar a conocer hasta los confines del mundo de las redes sociales y de la telecomunicación.

César Palacios, director deportivo CD Numancia

También desde la prensa local, el sentimiento numantino se ha vivido muy de cerca en estos tiempos y Víctor M. García, de la cadena SER, recuerda ahora aquellos ascensos retransmitidos en directo: "El que más ilusión me hizo fue el de Segunda División B a LaLiga 1|2|3, nos hizo mucha ilusión porque era el primer gran logro del equipo. Aunque el primer ascenso a LaLiga Santander... como el primero no hay ninguno porque además fue muy un partido muy placentero. Creo que puede repetirse de nuevo pronto, pues cuando soñábamos con estar en la máxima categoría nos parecía imposible".

"A mí me encanta que este año haya este gran nivel en LaLiga 1|2|3, piensas qué equipos van a estar abajo entre tantos grandes clubes, y ves que varios de esos están codeándose con los grandes", añade el experto periodista soriano y piensa en el milagro del Numancia como una obra de Francisco Rubio: "Ha sido posible gracias a él: El club estaba a la deriva, nadie quería hacerse responsable de él, y se encontró a Francisco Rubio con un grupo de empresarios y amigos, que poco a poco le fueron dando forma a este proyecto pese a que Rubio no era un hombre de fútbol. Pero con una buena gestión, se enlazó la buena actuación en la Copa del Rey, se aprovechó aquel empujón, se subió a LaLiga 1|2|3, vinieron los apoyos de LaLiga para hacer el nuevo campo, y todo gracias a que la pelota también quiso entrar en los momentos importantes".

Respecto al futuro, Víctor M. García indica que "estamos a la expectativa, la intención es dejar todo como está, el primer paso ha sido renovar a César Palacios. El club tiene otros propietarios y ellos decidirán por dónde tiene que ir el club, en lo deportivo apuestan por la continuidad y en lo social, por aprovechar la marca Numancia, un mito universal infra aprovechado por los sorianos y por España. No se ha hecho casi nada, a Numancia lo que más la ha promocionado ha sido el equipo de fútbol, más que cualquier otra iniciativa cultural. Estamos a la expectativa, seremos críticos en el sentido positivo de la palabra, y a ver si a partir de la continuidad podemos lograr una promoción nacional e internacional de Soria".

Es tiempo de relevo y Francisco Rubio se echa a un lado en la historia del CD Numancia con la sensación del deber cumplido.

Francisco Rubio, Ex-presidente CD Numancia

Moisés Israel Garzón será el gran protagonista en esta nueva era y, como su antecesor, también tiene claro que un cuarto ascenso a LaLiga Santander, no sólo es posible sino que tiene que ser un objetivo deportivo del nuevo Numancia, aunque se muestra con los pies en el suelo para establecer en 50 los puntos que el equipo debe alcanzar.

Moisés Israel Garzón, Presidente CD Numancia

El Numancia se ha consolidado como un sólido miembro de LaLiga y sobre ella quiere sustentar su futuro. Son nuevos tiempos en los que el trabajo en equipo marcará la marcha del fútbol español, y en ese afán, Moisés Israel Garzón no tiene ninguna duda.