Aprovechar los recursos

Aprovechar los recursos

もったいない

Mottainai: Esta es la razón por la que los japoneses no dejan ni un grano de arroz en su cuenco

La sociedad japonesa es reconocida por varios principios, filosofías y tradiciones que rigen el comportamiento de sus ciudadanos y les ayudan a vivir mejor. El aprovechamiento de los recursos es uno de ellos. Es lo que llaman “Mottainai”.

Mottainai no es solo una palabra, es un pensamiento muy arraigado en la sociedad japonesa y que bebe del budismo y del sintoísmo.

Si se traduce al pie de la letra, podría decirse que Mottainai es el “arrepentimiento por desperdiciar”. Y esto puede ocurrir refiriéndonos a algo material, como los residuos, o abstracto, como el tiempo o algún talento.

Mottainai

Reduce, reutiliza, recicla y respeta

A partir del siglo XXI, esta filosofía de aprovechar al máximo nuestros recursos se ha extendido vinculada a la huella ecológica que generamos. Wangari Maathai, galardonada en 2004 con el Premio Nobel de la Paz, popularizó la expresión otorgándole una conexión con las tres R: “reduce, reutiliza, recicla”. A la que se añadiría una cuarta: “respeta”.

Y es que en Japón reciclar se ha convertido en un auténtico arte. Tanto que, en algunas ciudades, como Kamikatsu, hay hasta 45 categorías de basura y su manejo es riguroso, como explica Masaki Ishiguro en su obra “25 hábitos japoneses para vivir mejor”. Su política de vertido cero les ha llevado a reducir el desperdicio al mínimo y ser referente de sostenibilidad para el mundo.

“Reduce, reutiliza, recicla”

Wangari Maathai

“Reduce, reutiliza, recicla, respeta”
Wangari Maathai.

El origen del término

Pero el origen del Mottainai hay que buscarlo más atrás, en la antigua ciudad de Tokio durante el periodo Edo de los samuráis (1603-1868). En esa época, los kimonos debían usarse entre 10 y 20 años, reparándolos una y otra vez. Cuando ya no podías llevarlo más, debías convertirlo en trapos. Y cuando ya no pudieras limpiar con él, lo podías usar para encender el fuego para cocinar. Las cenizas tampoco se desperdiciaban, sino que se usaban en la limpieza de los platos.
Las hambrunas a lo largo de su historia y el azote de la II Guerra Mundial, que acentuó la falta de recursos, hicieron que este espíritu Mottainai arraigase aún más entre la población y alcanzara prácticamente todas las esferas de la vida.
Todavía, a día de hoy, los viejos kimonos se convierten en hermosos accesorios como sandalias de tela, carteras o portapalillos.

Cómo aplicarlo en tu vida

Aprovechar para alcanzar las metas

Los japoneses creen firmemente que el uso eficiente de los bienes tangibles e intangibles es fundamental para alcanzar los objetivos. Por eso, es vital valorar lo que se tiene, cuidar las posesiones, hacer un uso racional y no desperdiciar nada. Al grito de ¡Mottainai! (¡qué desperdicio!), se puede escuchar a alguien lamentarse por una comida que se ha tirado, algo que se había hecho con un fin y no se ha utilizado, o un espacio que no se ha llenado con eficiencia. También ante la pérdida de tiempo o el desperdicio de talento, energía y recursos a nivel personal o dentro de la empresa y la industria.

Las organizaciones niponas están diseñadas para racionalizar su capacidad, optimizar las operaciones y obtener mejores resultados. Por algo figuran entre las más competitivas del mundo. Nissan es buen ejemplo de ello. En el ADN del fabricante de automóviles japonés está aprovechar los avances tecnológicos e innovar constantemente para alcanzar todo su potencial, responder a las transformaciones sin precedentes en la movilidad y mejorar la vida de las personas. En esta hoja de ruta no hay espacio para el desperdicio, para el Mottainai. Con el paso de los años y sirviéndose de su know-how y de todos los recursos a su alcance, la empresa ha conseguido posicionarse y desarrollar alternativas disruptivas, como la tecnología e-POWER.

Esta tecnología, exclusiva de la marca japonesa, combina un motor eléctrico para mover las ruedas y un motor de gasolina para cargar la batería. Funciona de forma semejante a un coche eléctrico, reduciendo emisiones y gastos de funcionamiento. Pero, como no tienes que enchufar tu vehículo, tus hábitos de conducción no cambian.

Reinventar la movilidad

Reinventar la movilidad

Separador

e-POWER, ya disponible en los nuevos Nissan Qashqai y Nissan X-Trail, supone un antes y un después para estos vehículos, referentes en el segmento crossover. Además, ambos están equipados con otra innovación de Nissan, el sistema e-Pedal, que permite controlar el movimiento del automóvil usando sólo el pedal del acelerador. Nada de esto hubiera sido posible sin el compromiso con la filosofía Mottainai, es decir, sin aprovechar los recursos, el talento, el conocimiento, la tecnología y la experiencia acumulados a lo largo de su historia.

Mottainai es la palanca que cimenta la innovación, la mejora y el crecimiento de una compañía como Nissan. Mottainai es la filosofía que alienta a los japoneses, desde pequeños, a no dejar ni un grano de arroz en el plato o a separar minuciosamente sus residuos en beneficio propio y del planeta.

Pero las prácticas que se integran en el espíritu Mottainai pueden ser adoptadas por cualquier persona. Quizá sean la ayuda que necesitas para aprender a respetar, apreciar y aprovechar los valiosos recursos de tu vida cotidiana y, así, te sea más fácil alcanzar tus objetivos.

REFLEXIÓN