19 de febrero de 2019
19.02.2019
Superdeporte
19/02/2019

Era campo atrás

Lo menos que podía hacer el Real Madrid es callar

19.02.2019 | 11:52

Lo menos que podía hacer el Real Madrid es callar, porque si hubo polémica en la última jugada de la final es porque segundos antes los árbitros, los mismos que según dicen les roban la Copa, no le habían señalado una falta escandalosa a uno de sus jugadores. La presión del Madrid a la ACB y a los árbitros es impresentable, nada que no sepamos ni nada que no ocurra cuando se trata de fútbol. Real Madrid Televisión es en este sentido un arma de destrucción masiva, se pasan los días y las noches rajando de árbitros, rivales y todo el que se ponga por medio, al equipo blanco se lo roban todo, siempre, y no tienen ningún problema en decirlo así, una y otra vez, un espectáculo deplorable que afortunadamente nos podemos evitar pasando de largo el canal. Al que gritaba en el vestuario eso de que fue un robo, según el acta el capitán del Real Madrid Felipe Reyes, solo recordarle aquello que cantaron en el vestuario hace dos años después de ganar su última Copa: «Era campo atrás». Copa robada, claro.

Por muy baratita que se ponga la Champions está claro que el Valencia CF no va a llegar si no empieza a ganar en casa. Preparen los ajos.


Más opiniones de Julián Montoro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook