07 de agosto de 2019
07.08.2019
07/08/2019

Alrededor del recambio para Parejo

La apuesta por Rafinha, diferentes opiniones y un objetivo

07.08.2019 | 14:07

Podemos volver a convertir el posible o no posible fichaje de Rafinha en una batalla campal, volver a hablar de vencedores y vencidos, o podemos pensar simplemente que hay ahora mismo en el Valencia CF un análisis muy exhaustivo de la situación con respecto a esa incorporación –y otras, claro– que posiblemente no lo había hace algunas semanas, o digamos que no lo había en su totalidad, lo que nos llevaría a pensar que la cumbre de Singapur ha servido para mucho en el contexto del trabajo que está realizando el club en este mercado de verano. A estas alturas no podemos pensar que la propuesta de Marcelino es puro capricho, no es ni mucho menos lo que mueve sus decisiones, él quiere ganar y para lograrlo pide las armas que considera necesarias según sus ideas y las de su cuerpo técnico, como tampoco lo ha sido el hecho de que el propio Peter Lim lo haya parado o que en el Valencia CF pueda haber otras opiniones.

Desde el punto de vista del entrenador es lógico pedir un futbolista que pueda hacer de Parejo porque esa es una de las carencias que ha tenido y tiene la plantilla. El capitán viene de jugar la última temporada 56 partidos y casi 5.000 minutos, lo que sin duda es una barbaridad. Además, puede lesionarse. Hasta ahí, todo correcto. Quien tire la primera piedra será seguramente el primero en criticar después que no se haya fichado un suplente de Parejo, o como cada cual prefiera llamarlo. Después, están el análisis y las interpretaciones. Primera y principal, si es Rafinha Alcántara el futbolista que puede hacer esa labor de organizador con las plenas garantías que esige un equipo como el Valencia CF o si acabará jugando en otras posiciones que ya están cubiertas, lo que significaría que no se resuelve el problema principal y al mismo tiempo se generan otros, como alguien parece haber visto. Después, si no era Daniel Wass el que eligieron para esto mismo hace un año, aunque al final acabó resolviendo y de qué manera otro problema en el lateral derecho. Y, por último, si no podría ser Carlos Soler quien tuviera la confianza para asumir esa responsabilidad de una vez por todas.

Sea como sea, tiene pinta que no va a ser fácil encajar todas las piezas del rompecabezas para que todos queden contentos, todos con un sitio, todos con un plan y Marcelino con Rafinha.


Más opiniones de Julián Montoro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook