09 de agosto de 2019
09.08.2019
09/08/2019

La Liga está ahí, la paz es necesaria

No sé si la herida que llevó a Mateu al hospital de Singapur está curada o no, al menos nadie lo ha asegurado de una manera convincente hasta ahora

09.08.2019 | 13:33

Marcelino escucha la pregunta, se lo piensa unos segundos y contesta: «Soy feliz». Por muy efímero que pueda llegar a ser el concepto de felicidad, y sobre eso se ha escrito mucho a lo largo de la historia, es complicado ser feliz cuando hace una semana eras tan infeliz como para plantearte dejar el Valencia CF. Bueno, como se suele decir, ya lo vamos viendo. Al final, tenemos medianamente claro que, salvo que ocurra una catástrofe que nunca debería darse, el equipo va a competir, los jugadores tienen hambre y se les ve espectacularmente atléticos a estas alturas del mes de agosto, lo que quiere decir que el grupo está muy metido en la faena y con ganas de que llegue la competición. Eso es una garantía de que las cosas no tienen por qué ir mal en el arranque de la temporada ni se tienen que repetir los malos resultados que hace un año tuvieron este proyecto pendiente de un hilo. Falta que esto no lo acaben estropeando los demás y en eso todos van a tener que ser prácticos, y esto hay que explicarlo porque no va a ser fácil.

No sé si la herida que llevó a Mateu al hospital de Singapur está curada o no, al menos nadie lo ha asegurado de una manera convincente hasta ahora. Como dice Marcelino, habrá que esperar a ver los hechos que vienen detrás de las palabras y con eso está todo dicho. Es algo que va a ir mucho más allá del mercado de fichajes y del consenso para traer un central, un lateral izquierdo y a Rafinha, porque lo ideal es que la paz sea auténtica y duradera, la confianza absoluta y el consenso máximo en todos los aspectos. Lo que está claro es que, si lo que hay al final es una paz transitoria, tampoco nos va a quedar más remedio que agarrarnos a ella como a un clavo ardiendo. Todos. El equipo se presenta en Mestalla, con un partidazo ante el Inter además, y en apenas una semana se jugará los primeros tres puntos en LaLiga, esos que si ahora no ganas después te costará mucho recuperar y quizá haste te puedan dejar fuera de la Champions League, como no ocurrió la pasada temporada de auténtico milagro. Hay que confiar en Mateu Alemany, que tiene ya bastante enfocados los refuerzos que está pidiendo el entrenador, y sobre todo en los jugadores. Y recordar que de estas grandes crisis a menudo han salido grandes éxitos en la historia reciente del Valencia CF.


Más opiniones de Julián Montoro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook