21 de noviembre de 2019
21.11.2019

El Benito Villamarín ya es tierra santa

Ni siquiera las desafortunadas palabras de Marcelino, cuando dijo que le habían echado del banquillo por ganar la Copa del Rey, empañan el recuerdo de aquella noche

21.11.2019 | 18:08
El Benito Villamarín ya es tierra santa

Ni siquiera las desafortunadas palabras de Marcelino, cuando dijo que le habían echado del banquillo por ganar la Copa del Rey, empañan el recuerdo de aquella noche en el Benito Villamarín de Sevilla, donde el Valencia CF puso el broche de oro al año de su Centenario. Hace un año por estas fechas es cuando en realidad se planteó el despido del entrenador, fue por los malos resultados y el pobre rendimiento de algunos de los fichajes, no por nada que tuviera que ver con ganar partidos y pasar eliminatorias. Y fue entonces el propio Peter Lim quien decidió hacer caso a Mateu y no tirarlo. Si en aquel momento nos dicen que el Valencia CF no solo se iba a clasificar para la Champions League por segundo año seguido sino que además sería campeón de la Copa, desde luego que no lo habríamos creído. Allí, en el Villamarín, volverá a jugar este sábado. Tierra santa, como se suele decir en estos casos, un lugar que como La Cartuja o La Rosaleda de Málaga y otros formará parte de la leyenda, siempre en el recuerdo.

Con pinzas

Aunque a decir verdad la cosa tampoco está para más sentimentalismos que los justitos, tal es la precariedad con que se llega a la cita. Es un momento en que el equipo, con Celades, parece levantar cabeza, una victoria allí sería presentarse de lleno entre los candidatos a pelear por los cuatro primeros puestos, pero todo está por muchas razones muy cogido con pinzas, con un montón de ausencias por lesiones que son una auténtica amenaza precisamente en un momento clave. Es cuando más necesitaría el entrenador un fondo de armario que ahora no tiene, para salir con el mejor equipo posible, pelear los tres puntos ante el Betis y no comprometer lo más mínimo la batalla de Mestalla con el Chelsea, donde hay tanto en juego que también va a ser complicado no desviar la atención.

Doctorado

Si el propio Albert Celades logra sacar los dos partidos adelante, y eso significaría que el Valencia CF vuelve a estar en octavos de final de la Liga de Campeones muchos años después, donde todo es posible, se habrá doctorado. Y podrá decir además que tiene un vestuario comprometido como pocos con el que se puede ir uno a pelear con cualquiera.

Más artículos de opinión de Julián Montoro, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook