05 de abril de 2020
05.04.2020
Superdeporte
06/04/2020

Diogo Leite, Mendes y Peter Lim

Paco Roig se fue a Barcelona y no regresó hasta que, ya de madrugada

05.04.2020 | 22:51
Diogo Leite, Mendes y Peter Lim

Paco Roig se fue a Barcelona y no regresó hasta que, ya de madrugada, consiguió sacar de la cama a Gerard López para firmar un contrato que acabó siendo fabuloso para el Valencia CF en todos los sentidos, deportivo y financiero. Venía gratis el futbolista, fue un robo al Barça en toda regla y donde más le duele que es en La Masía, pero aún así había que apostar porque el jugador apenas había cumplido 18 años y nunca había jugado en primera división. Algo similar salvando las distancias hizo el expresidente con un joven Jorge Mendes, que todavía no era ni de lejos el Rey Midas que es ahora, para hacerse con dos jóvenes futbolistas del Sporting de Portugal, Cristiano Ronaldo y Quaresma, aunque aquella operación no se llegó a hacer efectiva porque Roig estaba entonces fuera del consejo de administración y perdió las 'elecciones'. Una operación con el agente portugués sobre la que nos podría ilustrar muy bien Miguel Zorío, que fue quien envió la nota de prensa anunciando que la candidatura de Paco Roig (Cor i Força) había llegado a ese acuerdo con Mendes (excelente acuerdo por cierto) en un restaurante de València.

Lim y Diogo Leite

Diogo Leite, el jugador que lleva siguiendo el Valencia CF desde hace tiempo y el central que le gustaría fichar, no es de la cartera de Gestifute, aunque es evidente que Peter Lim confiará en el agente y amigo para intentar llevarla adelante, ya lo hizo en enero cuando estuvo sobre la mesa la opción de ficharlo y lo ha hecho con muchas otras. Unas salieron bien, otras no. Hablando solo de centrales, entre los mejores que ha tenido este equipo en los últimos años, que son Otamendi, Garay y Gabriel Paulista, dos de ellos llegaron con la mediación de Mendes, Otamendi y Garay, aunque en su mochila pesarán siempre más otras operaciones como la del brasileño Aderllan Santos y más recientemente la de Thierry Correia, la primera de ellas absolutamente ruinosa, la otra está todavía por ver.

Solución para Thierry

De momento ya ha quedado claro que Correia no es el jugador que necesitaba el equipo en ese momento, apenas ha participado desde que llegó hasta el punto que en enero hubo que firmar otro lateral derecho, en este caso Florenzi, por lo que se puede decir que ficharlo fue un error. Lo que ahora tiene que exigir el máximo accionista a su amigo es que se busque la vida para que ese fichaje no acabe siendo también un fiasco económico, cosa que no es fácil pero si hay alguien que lo puede hacer es él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook