09 de agosto de 2020
09.08.2020
Superdeporte
09/08/2020

Gracia o Desgracia, las dos opciones

Aquello de soñar que no tenemos techo lo aparcamos por ahora, triunfa más en las redes lo de soñar que no tenemos dueño

09.08.2020 | 22:10
Gracia o Desgracia, las dos opciones

Entre la limpieza de jugadores a precios de saldo, el anuncio de austeridad en los fichajes y la propia ausencia de fichajes, aquí lo único a lo que agarrarse ahora mismo para no desesperar es a la figura del entrenador. Por su trayectoria y las ideas que trae para reflotar el Valencia CF, se puede decir que Javi Gracia es una de las pocas garantías que tiene el aficionado para soñar con un equipo que vuelva a ser sólido y competitivo, que recupere la dignidad de una camiseta que sobre todo en el último mes de competición quedó un poco por los suelos.

Aquello de soñar que no tenemos techo de momento lo dejaremos aparcado hasta tener más datos de lo que va a ser finalmente el Valencia 20/21, una entelequia actualmente. Además, entre el valencianismo y sobre todo en los aficionados habituales en las redes sociales triunfa mucho más a día de hoy aquello de soñar que no tenemos dueño. Por razones obvias.

A día de hoy y tal como pintan las cosas, que no es ni mucho menos como nos gustaría, las perspectivas de futuro a corto plazo para este club se reducen a dos: Gracia o desgracia. Él es el único referente válido para pensar en la reconstrucción del equipo, él y su lista de intocables si es que no se los acaban tocando. En el entrenador que han fichado, al menos esa es la conclusión a la que se llega buceando en todo lo que ha hecho hasta llegar Mestalla, se puede confiar. Se puede decir que la larga espera hasta tener el OK de Peter Lim, que fue sin entrevista previa y sin viaje a Singapur en contra de lo que ha sido tradición, valió la pena. Después, arranca la competición y la pelota entra o no entra, pero eso es igual para todos.

No lo han fichado por eso, pero el dominio del inglés y haber tenido una experiencia en la Premier League son factores que a los ojos del máximo accionista habrán tenido su peso. Seguro. Cada uno tiene sus preferencias, en mi caso la liga inglesa es incomparable en muchos aspectos, por eso es la más seguida en el mundo y la más reconocible por mucho que en las últimas décadas ha tenido cada vez más influencia de futbolistas que llegan sobre todo de Italia, Francia y España. Estamos hablando de un tipo bastante camaleónico como Javi Gracia, se adaptará siempre que sea necesario y no forzará situaciones, pero todo lo que se pueda traer de ese fútbol y de esa competición le va a venir muy bien a un equipo que por definición y casi por obligación tiene que ser fuerte, aguerrido, bronco y copero. Son valores que, además, en tiempos de austeridad como los que viviremos pasan a tener un peso específico todavía mayor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook