Ni Aitor ni Cárdenas. Los dos. Esa es la apuesta del Levante UD para la próxima temporada, al menos de salida. Mantener la competencia bajo palos en lugar de apostar por uno de los dos. Paco López los ha ido alternando desde la Copa, aunque de puertas para adentro ha mantenido a Aitor en el rol de número 1. Una situación que ha sido compleja y que por el camino ha evaporado las opciones de Cárdenas de meter la cabeza en la selección olímpica. También una bendición, porque la portería granota ha sido una de las mejor cubiertas de Primera.

Consciente de que sus dos porteros tienen cartel en el mercado, el Levante se ha puesto manos a la obra. El vasco tiene una propuesta de mejora encima de la mesa. Era una cuestión pendiente desde principios de temporada y que se ha ido aplazando hasta ahora. Y con el catalán, el peor pagado de la plantilla y aún con ficha del filial por el fair-play, ya se ha producido una toma de contacto para lo mismo. Aitor tiene contrato hasta 2023 con una cláusula de 30 millones y Cárdenas hasta 2022, prorrogable dos más, con una de 20. Koke Vegas vuelve de su cesión al Mallorca.