María Pry fue ayer una entrenadora más que satisfecha con el esfuerzo y el trabajo de su equipo. Ambas cosas se vieron reflejadas sobre el césped de Butarque y el resultado final fue claro: las granotas están en otrafinal. «Mi valoración es muy positiva. El equipo trabaja todos los partidos hasta el final porque tiene confianza. Merecíamos esto por todo lo que hemos vivido este año», expresó la preparadora.

«Teníamos claro cómo podíamos hacerles daño y ellas a nosotros. Pero ambos, con nuestras armas, hemos dado nuestra mejor versión para pasar a la final. Era lo que queríamos los dos. Se ha visto un partido muy igualado y bonito», añadió. Sobre el gol, que llegó en el descuento y la posibilidad de disputar la prórroga, dijo que «tenía un 75 por ciento de esperanzas de no ganar en la prórroga. «Confié mucho en los últimos minutos porque siempre peleamos hasta el final. Y otra vez más se vuelve a producir el gol en los últimos minutos». «Esta es la recompensa al trabajo del equipo. Vamos a soñar con ganar la final», zanjó.

Por su parte, Rocío Gálvez, autora del gol, bromeó sobre el tanto. Al ser defensa, reconoció que «se me había olvidado meter goles», pero afirmó sentir una sensación «espectacular». «Nos hemos metido en dos finales en un año», dijo. Ahora es momento de soñar con ganar al Barça. «Pelearemos por ganarles hasta el final», zanjó.