El fútbol le debía una gran victoria al Levante UD Femenino y también al levantinismo; una como la de ayer, con épica incluida. Las chicas de María Pry vencieron al Atlético de Madrid en Butarque (0-1) con un gol de Rocío Gálvez en el minuto 92 y lograron el pase a la final de la Copa de la Reina, la segunda gran final que disputarán este año. Y le debía una precisamente porque cayeron en la anterior, la de la Supercopa de España, también ante el Atlético de Madrid (3-0). Aquel día las colchoneras fueron muy superiores, pero esta vez el 'chip' era distinto, ya se respiraba en el ambiente en la previa a la cita en Butarque.

El conjunto de María Pry salió decidido a por el partido y aunque no fue fácil por la enorme calidad de un Atlético al que le faltó acierto, supo sufrir y cerrar el triunfo sobre la bocina. Ellas, a diferencia de ellos, sí fueron capaces de subir el último escalón y estarán de forma más que merecida en la final de la competición del KO.

El encuentro arrancó con mucho ritmo. Desde prácticamente la primera jugada se vio la versión de un Levante UD con defensa de tres que buscó sorprender a las colchoneras atacando las espaldas de sus defensoras. Pero las chicas de Sánchez Vera tampoco especularon y pronto se acercaron a la meta de Valenzuela. Ajara no llegó a rematar en el primer acercamiento después del pase de Leicy Santos. La camerunesa y la colombiana fueron un auténtico dolor de muelas para las granotas. Leicy probó fortuna con un disparo desde la frontal y minutos más tarde, Ajara sorprendió con un potente disparo de la frontal; ambas se encontraron con la respuesta de Valenzuela, soberbia sobre todo en la intervención al segundo disparo, que rozó lo suficiente para desviar con la ayuda de la madera.

No mermaron estas ocasiones al ímpetu de las granotas, y la respuesta no tardaría en llegar. Alba Redondo, al primer toque y tras un buen centro de Toletti puso en aprietos a una superada Peyraud-Magnin. Pero Knaak, a quien le rebotó la pelota cuando iba para dentro, evitó el 0-1. Estaba loco el encuentro y la siguiente fue precisamente para Knaak, esta vez en la portería contraria. Probó fortuna la zaguera con un tímido disparo que se envenenó; el rebote en Cometti terminó en el palo. Con el susto en el cuerpo se llegó al descanso.

Segunda mitad de infarto

Si acabó por todo lo alto la primera parte... todavía faltaba una segunda mejor. No bajó la intesidad de ambos equipos tras la reanudación. De hecho, el Atlético tuvo una triple ocasión para anotar el primero a los pocos minutos. Ludmila se iba sola, sirvió el 'pase de la muerte' a Ajara, su disparo lo sacó bajo palos María Méndez, la segunda opción la sacó Valenzuela y la tercera, también de la atacante colchonera, se iría fuera rozando el palo.

Se lamentaban todavía las colchoneras de la gran oportunidad desperdiciada cuando un desajuste defensivo dejaba sola a Esther ante Peryraud-Magnin, que adivinó las intenciones de la máxima goleadora de la competición nacional y evitó el gol solo un minuto después. El guion del partido siguió igual hasta el final; ambos equipos buscaron mediante la verticalidad la portería contraria y el encuentro fue de ida y vuelta.

Valenzuela de nuevo paró un intento de Leicy Santos y entonces llegó el descuento... Asomaba ya la prórroga y ambos equipos frenaron en su ímpetu de buscar el gol, pero el Levante UD todavía tuvo la última opción. Colgó un balón y aprovechó una mala salida de la portera francesa del Atlético. Entonces apareció Gálvez y llegó la explosión de felicidad... Orgullo granota a más no poder. Ahora a por el Barça.