El Levante UD 21/22 ya ha empezado a andar y a falta de movimientos de fichajes y salidas confirmados, lo que hay de momento es una planificación de pretemporada que ya está en marcha. De hecho, el club ha confirmado la fecha de arranque (ya publicada por SUPER) que será el día 7 de julio, cuando se empezarán a pasar las primeras pruebas médicas. Obviamente el primer test al que se someterán los futbolistas con la pandemia por COVID todavía muy presente será el de la PCR ya habitual y a partir de ahí el equipo iniciará el resto de test antes de iniciar lo que es ya el trabajo de campo, según comunicó la entidad, el lunes 12 de la semana siguiente.

Según la hoja de ruta hecha pública por la entidad los dos días siguientes a la llegada, concretamente el 8 y el 9 de julio, los jugadores se someterán a las pertinentes pruebas médicas y física, previas al inicio de los entrenamientos en la Clínica IVRE y en la ciudad deportiva levantinista de Buñol. Será después, tras superar estas revisiones, cuando el equipo comenzará el trabajo sobre el terreno de juego el 12 de julio en las instalaciones de la entidad como se ha hecho ya en los inicios de las últimas pretemporadas del equipo. Eran las fechas previstas aunque se manejaba la horquilla comprendida entre el 6 y el 8 de julio.

También en el apartado de decisiones inicialmente confirmadas está el que hasta ahora es el primer amistoso publicado oficialmente por la entidad y que todo apunta a que será el primero que disputarán también los discípulos de Paco López durante la pretemporada. Según confirmó el club en un comunicado, el 24 de julio a las 18 horas, apenas 12 días después de haber empezado a entrenar en campo, el Levante UD se medirá al Stade Rennais, equipo en el que todavía milita uno de los grandes talentos emergentes del fútbol europeo como es Camavinga (aunque con 18 años y acabando contrato en 2022 todo apunta a que puede ser traspasado este verano antes de llegar a ese amistoso y además se debe incorporar más tarde al equipo al haber jugado con la Sub-21 francesa) y que esta temporada ha quedado sexto al filo de las posiciones europeas en Ligue 1. El partido se jugará en Pinatar Arena, unas instalaciones que como en la mayoría de veranos reunirán por su disponibilidad y su clima a un buen número de equipos europeos que aprovecharán su estancia en San Pedro del Pinatar para disputar amistosos con rivales de la máxima categoría de otros paises. La localidad murciana suele ser centro neurálgico del fútbol de pretemporada y este año volverá a serlo sin duda alguna.

Hasta aquí llegaba la parte inicialmente confirmada, aunque el Levante también tenía decididas otras dos circunstancias más que posteriormente también oficializó. La primera es llevar a cabo un pequeño stage de pretemporada en las instalaciones de La Finca Resort situadas en la localidad alicantina de Algorfa. No será la primera vez que el Levante se concentre allí puesto que con Paco López el equipo ya ha estado en un resort que apenas está a algo más de media hora de distancia en autobús, por ejemplo, de las instalaciones de Pinatar Arena en las que también está previsto que se dispute otro de los amistosos previstos en este caso frente al Atrómitos de Atenas, un equipo que en la liga helena ha quedado esta temporada segundo clasificado, lo que le da acceso a la Europaque en principio será cuando se pondrá punto y final a la estadía de algo menos de una semana en un lujoso complejo en el que el Levante ya estuvo hospedado durante la pretemporada de 2019. En esta ocasión permanecerán allí del 23 al 27 de julio y el horario de este segundo partido todavía no ha sido confirmado.

A partir de ahí el equipo empezará a desarrollar la parte final del periodo precompetitivo puesto que la competición se inicia en el fin de semana del 14/15 de agosto (aunque aún no es oficial, quedarían todavía dos semanas y media largas de preparación antes del estreno liguero) y finalizará el fin de semana del 21/22 de mayo.