Que Roberto Soldado no entiende de amistosos ya se sabía. Su intensidad sobre el césped es uno de los valores por los que el Levante UD ha cerrado su fichaje. Se trata de un goleador contrastado, pero también de uno de esos atacantes que son un auténtico incordio para las defensas. Pues bien, a lo largo del partido de pretemporada disputado entre Villarreal y Levante, el atacante realizó una dura entrada sobre Cuenca, que por fortuna pudo seguir jugando sin mayor problema. El que no tuvo tanta suerte fue su amigo Dani Parejo, que se lesionó durante el partido. Pero no, nada tuvo que ver Soldado en esta ocasión.