Las derrotas no sirven siempre para dejar cosas positivas pero el Levante puede tener claro algo después de la jornada de ayer. Los problemas están en defensa pero en el medio y en la delantera hay alternativas. A pesar del KO por la mínima por 1-0 contra el Valencia CF, el conjunto granota demostró que por nombres hay soluciones en el medio, por fuera y en la punta de ataque. El técnico de Silla puso de inicio un 4-4-2 con De Frutos por derecha, Bardhi por izquierda y el doble pivote formado por Radoja-Campaña. Y arriba: Soldado y Roger como referencias. Bien podría ser el bloque de futbolistas que empiecen en la primera jornada contra el Cádiz.

Con esta formación Campaña se siente cómodo y lo demostró durante el encuentro. Hasta que el centrocampista fue sustituido, el sevillano demostró estar en un buen nivel de forma y verse capacitado para volver a llevar la batuta del equipo después de un año plagado de lesiones que no dejaron ver a uno de los pilares en el medio.

Igualmente, la pasada temporada ya se demostró que aunque Campaña sea un jugador importantísimo en este equipo hay otras opciones. Melero es uno de ellos y otro de los que empezó bien el curso pasado es Malsa, que ligeramente se fue apagando. El francés, que sustituyó ayer a Campaña no tardó en ser expulsado por protestar tras una falta. Una anécdota de pretemporada pero que tiene que obligarle a sacar de nuevo su mejor versión. De hecho, Radoja terminó siendo indispensable en la mejor etapa del cuadro dirigido por Paco López a pesar de una lesión final que coincidió curiosamente con el bajón del equipo.

26

Intensidad y carácter durante el Valencia - Levante

Con los cambios otro que entró en el segundo tiempo, como Malsa, fue Melero que ante la expulsión de su compañero, el trabajo tuvo que ser doble por su parte con la ayuda del joven Pablo Martínez, que acaba de llegar de su cesión en el Mirandés, equipo en el que fue imprescindible. Por otra parte está Bardhi, que disputó la Eurocopa con Macedonia y salió desde el inicio contra el Valencia por izquierda. Esa es otra de las alternativas, como es habitual, por fuera.

La apuesta de este Levante, como se demostró este viernes sigue siendo la misma. No especular con balón y tratar de encontrar espacios por fuera para hacer llegar balones a los dos delanteros del 4-4-2. A pesar de que el control del balón lo tuvo el Valencia en la gran parte del encuentro, en muchos robos el equipo de Paco López demostró generar peligro a la contra. En una de ellas incluso pudo llegar el gol pero Mamardashvili estuvo atento y bien colocado.

Y ya en la delantera, en el arranque Roger y Soldado, cada uno con una función diferente y llegando a cambiar de posición entre ellos, dejaron claro que conectan. El Pistolero estuvo constantemente activo durante la primera parte, muy asociativo y presionando sin parar. El exjugador del Granada tuvo la tarea de morder y estar en el lugar indicado en el momento que tocaba. Otra apuesta del club este año es Alejandro Cantero. El joven delantero que ya demostró poder aportar cosas a este equipo en las últimas jornadas de la competición liguera sigue dejando destellos cada vez que está sobre el césped. Otro atacante, pero que no jugó es Sergio León, delantero que la pasada temporada tuvo minutos, pero tampoco demasiados.

La banda derecha granota fue la zona por la que atacaba constantemente el Levante, lado de Jorge de Frutos, y a su vez banda por la que Son tuvo que sufrir a Gayà, que no paró durante todo el partido y fue un incordio para el lateral levantinista y para los centrales. Por último está Morales, siempre una solución arriba o en banda. Es el gran comodín de Paco López.