El Derbi de la Comunitat Valenciana rendirá homenaje a su festividad el día posterior a su celebración y sobre el terreno de juego de la Ciudad Deportiva de Buñol. El aroma de partido grande se respira desde comienzos de semana, donde tanto las jugadoras de uno como de otro equipo son conscientes de la trascendencia del encuentro. Más allá de dinámicas y de la posición que ocupen en la clasificación de la Primera Iberdrola, la condición de favorito se elimina de la ecuación, en un choque que ya es tendencia en la élite del fútbol femenino español. Levante y Valencia: dos clubes cuya única aspiración, durante los noventa minutos que dure la cita, será la de clavar la bandera de la victoria y, de paso, anunciar quién tendrá el privilegio de considerar que manda en la capital del Turia hasta que sus caminos competitivos se vuelvan a cruzar.

Pese a ello, ni Levante ni Valencia aterrizan con sus mejores vestimentas al encuentro, tras cosechar unos registros que lastran sus escaladas hacia sus respectivos objetivos. El combinado dirigido por Ángel Villacampa arrancó el curso a velocidad de crucero, superando obstáculos en la Champions, muriendo en la orilla, pero dando la cara, en la competición europea frente al Olympique de Lyon. Además, puso la guinda a su gran momento con una estocada en forma de goleada, y con tintes de revancha, al Real Madrid por cuatro goles a cero. Sin embargo, fue una carta de presentación que se fue diluyendo con el paso de las semanas, tocando fondo en la última jornada ante el Granadilla Tenerife. La victoria contundente ante el Eibar fue un golpe de aire fresco, pero en Gran Canaria se volvió hacia atrás. Por lo que el Derbi es una oportunidad de oro para repuntar y volver a ser un candidato a estar en la parte más alta de la tabla clasificatoria.

Villacampa, quien en el último encuentro creyó que la falta de concentración en las acciones a balón parado lastraron a su equipo, vivirá su primer Derbi contra un Valencia donde su entrenadora estará en una idéntica situación. Para Andrea Esteban será un evento especial, ya que su trayectoria como jugadora lo cursó vistiendo ambas camisetas. No obstante, su primera experiencia en los banquillo no está yendo de manera favorable. El cuadro de Mestalla se encuentra en última posición con un punto y, en ocasiones, dando sensación de vulnerabilidad. En tres de los cinco partidos disputados hasta la fecha, el Valencia empezó ganando, pero en dos de ellos acabó perdiendo y, en el restante, fue empatado. Ni el notable rendimiento de Anna Torrodà, fija en los planes de la nacida en Teruel y, ahora, también en los de la Selección Española, cambiaron el rumbo, al igual que en Orriols ocurre con Toletti. La francesa está siendo la más completa y por sus botas pasa el dinamismo de su equipo, pero sus actuaciones no casan con un conjunto al que le están penalizando los pequeños detalles y que, por plantilla, debería estar más arriba.

Independientemente de las sensaciones, el Derbi brindará la posibilidad de modificar tendencias. No en vano, lo hará con dos grandes ausencias. Además de Gemma Climent que no estará por lesión, Eva Navarro y Berta Pujadas no podrán contar para Villacampa y Andrea Esteban respectivamente. La delantera granota recuperó la sonrisa la semana pasada cuando volvió a entrenar con el grupo mientras deja atrás su rotura de cruzado, pero para bien de Valencia, no se vestirá de corto. La yeclana superó la meta valencianista en los tres últimos Derbis. Todos, cayendo del lado de Orriols. Mientras, el cuadro de Mestalla se sintió aliviado con Berta Pujadas. La defensa dio el susto al retirarse ante el Sevilla por unas molestias en su rodilla izquierda, pero no se trata de una lesión de gran importancia. Pese a ello, no estará hoy con sus compañeras en Buñol. La resaca del día de la Comunitat Valenciana abrirá sus puertas con un homenaje en toda regla, a la altura de su festividad y de la entidad de ambos clubes. Todo, en plena cuenta atrás para vivir un encuentro emocionante, que no pasará desapercibido en ningún ámbito y que ya es considerado como uno de los partidos más vibrantes de la máxima categoría del fútbol femenino.