El partido contra el Getafe asoma este próximo sábado y el Levante cuenta las horas para contar con su nuevo técnico tras la destitución hace tan solo una semana de Paco López. Con su marcha arrancó el proceso de búsqueda y la elección fue Javi Pereira. Y desde entonces, el nuevo entrenador granota ha estado en China a la espera de su salida para poder incorporarse a los entrenamientos del Levante UD, quien ayer ya entrenó con parte del cuerpo técnico del nuevo jefe de la nave. La primera página de una nueva etapa que deberá cambiar la dinámica y para la que el cuadro granota necesita estar preparado, sobre todo por el calendario. El Getafe no será un rival fácil, más allá de ser el colista, y tras el cambio de entrenador tiene el mismo objetivo que los futbolistas del Ciutat: cambiar la tendencia. 

El trabajo de Javi Pereira, desde la distancia, y el del cuerpo técnico desde la jornada de ayer, está enfocado lógicamente ese triunfo necesario contra el Getafe. El equipo se marchó al parón con una derrota tras perder ante el Mallorca en un partido que pudo caer para cualquier lado y en el que Morales falló un penalti. Después llegó el despido de Paco López y Alessio Lisci cogió las riendas de un equipo que tendrá mañana miércoles a su entrenador ya en Buñol. Ayer sin embargo el equipo ya tuvo la presencia de Agustín Izquierdo y Pedro López, miembros del cuerpo técnico de Pereira, quienes han empezado a dirigir las sesiones bajo la supervisión directa del técnico. Pereira tendrá por tanto las sesiones de mañana, jueves y viernes antes de jugar el sábado ante el Getafe en el que también debuta Quique Sánchez Flores, a quien conoce muy bien. 

La semana pondrá punto y final de esta manera y permitirá a la plantilla contar con su nuevo entrenador. Un primer contacto en el que Javi Pereira, en la jornada de mañana, intentará activar a los suyos en ambos sentidos, en el plano emocional y lo deportivo. El equipo está en un momento de dudas y con la sensación de que los golpes le hacen más daño que hace no mucho, cuando tenía la capacidad de remontar y de levantar resultados adversos. A pesar de eso, el equipo ha estado cerca en muchas jornadas de llevarse los tres puntos. En Cádiz un gol del Pacha Espino impidió el triunfo granota en el último suspiro. Lo mismo pasó en el Ciutat contra el Rayo y ese tanto de Sergi Guardiola. Contra el Celta y el Mallorca la moneda tampoco cayó del lado del Levante de Paco López después de ver cómo Roger fallaba un penalti y tampoco tenía fortuna en un balón sencillo para batir a Dituro. En definitiva, más allá de la crisis actual que está viviendo el equipo, la plantilla tiene motivos para pensar que se puede salir de la racha. Y el calendario obliga a afinar el tiro contra un Getafe que se convierte en el rival más asequible de los próximos tres después de arrancar muy mal el campeonato. Después del encuentro contra los de Quique Sánchez Flores llegará el turno para el Sevilla de Julen Lopetegui y el Atlético de Diego Pablo Simeone, ante el que curiosamente los de Paco López estuvieron a gran nivel el curso pasado. Para lograr eso, Javi Pereira tendrá que dar con la tecla lo más rápido posible tras aterrizar mañana y mirar ya al Getafe en el horizonte.