El punto más atractivo del enfrentamiento entre Levante y Getafe de mañana se encuentra en ambos banquillos. Tanto un equipo el como otro, debido a los malos resultados, tomaron la decisión de dar un giro en la parcela técnica con la finalidad de revertir la situación en la que se hallan actualmente, antepenúltimo y colista respectivamente. La expectación es evidente, ya que Javi Pereira y Quique Sánchez Flores tendrán ases bajo la manga con las que intentar sorprender y, por consiguiente, dar un golpe encima de la mesa en forma de victoria. No en vano, los técnicos, que serán los principales protagonistas en el choque que se disputará en el Ciutat, poseen en Inglaterra no solo un aspecto en común, sino que también fueron intérpretes, desde sus distintas perspectivas, de un relevo en uno de los banquillos más característicos dentro de las Islas Británicas: el Watford.

El actual entrenador del Levante, y miembro durante la campaña 2014-2015 del cuerpo técnico de Slavisa Jokanovic en el conjunto de Vicarage Road en calidad de segundo, vio cómo el que es a día de hoy el máximo preparador del Getafe se hizo con los mandos del Watford una vez finalizó la campaña mencionada líneas atrás. Sin embargo, el serbio, de la mano de unos ayudantes en los que estuvo Javier Pereira, salieron el club del noroeste de Londres por la puerta grande, recogiendo el testigo de Óscar García, quien decidió prescindir del cargo debido a problemas de salud, y ascendiéndolo a la Premier League tras ocho años de ausencia. Pereira inició el año competitivo con el ex del Celta, pero decidió unirse a Jokanovic, con el que comenzó cuatro años de aventuras en el mundo del fútbol hasta que, en 2018 y tras ascender al Fulham a la élite del fútbol inglés, el entrenador levantinista decidiera tomar otro camino junto a Jordi Cruyff y de la mano del Chongqing Lifan. 

El Watford de Jokanovic y de Javi Pereira hizo historia con registros solventes. 89 unidades fue la puntuación con la que lograron escalar hacia la Primera División inglesa. No en vano, Jokanovic, que aterrizó en el Vicarage Road en el mes de octubre de 2014 hasta final de curso, pidió un salario que no pudo asumir el conjunto de la 'Yellow Army' y que generó una ruptura entre ambas partes. A pesar de todo, el club le ofreció el puesto de primer entrenador a Pereira, pero el nacido en Badajoz prefirió seguir el camino de Slavisa. 

En ese instante fue cuando apareció la figura de Quique Sánchez Flores para arrancar un campeonato 2015-2016 memorable. El exentrenador del Valencia acabó en octava posición en la primera vuelta, y aunque en la segunda su equipo se desinfló, salvó a los suyos de forma holgada. Además, alcanzó las semifinales de la FA Cup como colofón a un año recordado positivamente entre la afición del Watford. No obstante, discrepancias con la directiva le eliminó de la ecuación del cuadro cuyo propietario es Gino Pozzo. Pese a ello, su huella le sirvió para volver en 2019, pero siete puntos en diez partidos procedieron a su destitución. Fue su última experiencia en un banquillo antes de hacerse con el puesto de entrenador del Getafe.

De esta manera, tanto Javi Pereira como Quique Sánchez Flores confían en que sus respectivos desafíos sean más extensos que en el Watford, donde vivieron etapas de crecimiento profesional de forma sucesiva. Mañana, en un Ciutat de València que tendrá la posibilidad de llenarse, medirán fuerzas con el objetivo de arrancar sus andaduras con buen pie.