El Levante Femenino, pese a la contundente victoria contra el Madrid CFF que le hace escalar hasta la quinta posición de la tabla, sufrió una baja sensible durante el partido que puso en estado de alerta a los presentes en la Ciudad Deportiva de Buñol. Gio Queiroz, autora de la primera diana del encuentro, tuvo que ser sustituida por Natasa Andonova y retirada en camilla del terreno de juego después de recibir una fuerte entrada.

La delantera del cuadro dirigido por Ángel Villacampa es una de las sensaciones de la plantilla azulgrana tras entrar en dinámica de grupo paulatinamente con actuaciones notables y convertirse en pieza importante en los esquemas del entrenador nacido en Toledo. 

Sin embargo, sus gestos de dolor y dificultad para abandonar el choque hicieron que las alarmas se encendiesen en el Levante Femenino, quien recientemente sufrió dos bajas de larga duración de dos futbolistas importantes: María Méndez y María Valenzuela. A la espera del parte médico oficial, el club granota cruza los dedos para poder contar con los servicios de la delantera brasileña lo más pronto posible.