María de Alharilla se siente en una nube tras saber que va a ser madre. Un acontecimiento, pionero en la élite del fútbol femenino, que le apartará de los terrenos de juego, pero que quiere normalizar. La capitana quiere así dar un paso al frente para defender los derechos de la mujer.  

¿Cómo está?

Muy contenta y muy ilusionada. Ahora mismo todo son noticias buenas. 

Siendo una situación normal, parece que en el fútbol sea algo extraordinario. 

Hay que llevarlo con la mayor naturalidad posible porque es algo normal en la vida cotidiana. Pero es verdad que en el mundo del deporte, y sobre todo en el fútbol, no se ve tanto. 

Parece que, tras dos finales, un tercer puesto en Primera Iberdrola y una ronda de Champions, su embarazo sea la guinda a su año. 

(Ríe) Puede parecer que haya sido una decisión tomada a la ligera, pero está meditada desde hace mucho tiempo. Es el mejor momento para hacerlo porque siento que en mi carrera me siento a buen nivel. Creo que, a este nivel, me va a costar menos recuperarme para volver a jugar. Todo tiene un por qué y esperemos que la vuelta sea buena.

¿Hace cuánto tomó la decisión?

Desde el año pasado. Me hubiera gustado hacerlo antes, pero no podía dejar escapar la oportunidad de competir en Champions y ayudar al club en una clasificación histórica. 

¿Qué proceso existe desde que lo piensa hasta que toma la decisión?

Hay que tomarlo como algo cotidiano. Tener un hijo no es cualquier cosa. Yo ya tengo uno, entonces quieres tener tu vida controlada. En ese sentido estoy bien, tengo una pareja estable desde hace mucho tiempo y una vida sustentada económicamente. Desde que tomé la decisión, el club es consciente de ello. Enseguida fueron partícipes de todo. 

¿Cómo ha sido el respaldo del club?

Para mí ha sido muy importante porque nuestro convenio, en lo que a esta situación se refiere, no hay gran cosa. No está reflejado qué se debe hacer o cómo se debe de actuar. Es club, para mí, ha sido indispensable. Tengo la suerte de estar en el Levante y tengo la suerte de formar parte de este club que me ha apoyado en todo desde el minuto uno en todo. No tengo ninguna queja. De hecho, en todas las decisiones que he tomado han estado a mi lado. Todas han sido de ir hacia adelante. 

Tengo la suerte de estar en el Levante y tengo la suerte de formar parte de este club que me ha apoyado en todo desde el minuto uno en todo.

María de Alharilla - Futbolista del Levante UD

¿Qué le dijeron personas como Quico Catalán o Ruth García?

A Quico se lo comenté desde el primer momento. Me sorprendió porque lo cogió con toda la normalidad posible y me apoyó en todo, está a mi lado siempre. Me dijo que estaban para lo que necesitase y así ha sido. He recibido llamadas de él durante todo este proceso para ver cómo estaba. Para mí es un halago que el presidente esté tan cerca de nosotras y que nos cuide tanto. Ruth, loca de contenta. Tanto ella como Maider Castillo me han apoyado en todo y las que han estado ahí. Han sido mis confidentes. Todo se ha mantenido en secreto hasta que todo saliera bien porque no sabíamos cómo iba a salir todo. Ruth me llama siempre que necesito algo. Me han guardado el secreto y me han apoyado mucho. 

Los mensajes de felicitación habrán sido abundantes, pero, ¿ha recibido mensajes de agradecimiento por el paso al frente que da? Ya sea de futbolistas en activo o retiradas.

La verdad que sí. He recibido mensajes de felicitación de futbolistas en activo Te diría algún nombre, pero no me quiero dejar a nadie atrás. Sin embargo, he recibido mensajes de compañeras que ya no están en activo y que han sido pioneras en muchísimos aspectos. Con este paso que he dado, quizás, se ven un poco reflejadas en mí en lo que a abrir puertas se refiere, aunque creo que todavía hay barreras en el fútbol femenino. Y tienen que desaparecer. Estoy muy contenta, porque sé que ellas también me apoyan en este paso. 

¿Cómo de importante cree que es?

Es importante porque, al final, en otros países es el día a día. Cuando me preguntan si este paso es el futuro, creo que el futuro del fútbol femenino tiene que ser adoptar las cosas básicas de la vida como que una mujer quiera ser madre. Nosotras tenemos un convenio, y es raro que un convenio, que sea femenino, en el apartado de embarazo no aparezca nada. Ni cómo se va a llevar el proceso. Desde aquí lanzo el mensaje de que, en ese sentido, las futbolistas estamos un poco desprotegidas. Habría que revisarlo y llevarlo con la mayor naturalidad posible. Es la pura realidad. Así vamos a demostrar que ser madre y futbolista es posible. 

Creo que el futuro del fútbol femenino tiene que ser adoptar las cosas básicas de la vida como que una mujer quiera ser madre. Nosotras tenemos un convenio, y es raro que un convenio, que sea femenino, en el apartado de embarazo no aparezca nada.

María de Alharilla - Futbolista del Levante UD

El convenio está sujeto en pinzas, ¿verdad? Carece de consistencia.

Lo único que dice nuestro convenio es que el club tiene obligación de renovarnos una temporada más si es nuestro último año de contrato. La jugadora decide si quiere renovar o no. Es lo único que hay sobre el embarazo. No sale si la jugadora necesita unas condiciones específicas para entrenar o si necesita servicios médicos específicos y, para mí, es algo indispensable. Que el club te renueve un año más o no… Creo que el embarazo no dura un año. Puede serlo, pero al final tu recuperación se alarga más. Es clave la recuperación de la jugadora durante el embarazo y después del embarazo para poder llegar a las mismas condiciones que estaba esa jugadora. No viene reflejado nada en el convenio. Hay que revisarlo y manifestarse para reivindicar los derechos de la mujer deportista. 

¿Le han llegado mensajes de felicitación procedentes de AFE y de la RFEF?

Sí, me han llegado mensajes de altas esferas y altos cargos a nivel futbolístico. Para mí es un halago. Esta noticia está teniendo mucha repercusión y es bueno. De lo que no se conoce no se puede opinar ni dar un paso hacia adelante. Esa es la intención para que sea algo normal y algo de futuro. Creo que voy a abrir muchas puertas pero todavía queda mucho camino por recorrer. Lo principal no está reflejado en el convenio. 

¿Cómo lo han recibido las compañeras?

Ellas fueron de las primeras en enterarse. A mí me hubiera gustado esperarme un poco más ya que era muy pronto, pero no podía esperar más. Somos una familia. Fue un día antes de un partido y gritaron como locas en el vestuario. Estoy muy feliz porque lo han acogido igual que yo y estoy ilusionada de que ellas vivan el proceso. Va a ser un camino bonito que el Levante va a vivir junto a mí. 

Habrá supuesto un cambio de mentalidad en el vestuario, sobre todo para las más jóvenes. ¿No?

Ellas decían que yo era la ‘mami’ del vestuario (ríe). Algunas con más sentido, pero ellas siempre lo han dicho. Con mi humildad intento enseñar a las ‘peques’ que hay que hacer las cosas bien, que no hay que achantarse a nada y que hay que conseguir las metas que te propongas. Es el aprendizaje que tienen que sacar de todo esto, porque estoy segura de que las metas que se pongan las van a conseguir. Son gente muy joven, que trabaja muy bien y que es una gozada verlas entrenar día a día. 

María de Alharilla, durante su entrevista con SUPER. F. CALABUIG

¿Cree que le servirá de motivación al equipo para que consiga sus objetivos?

Les dije que este año el bebé tenía que venir con un título y una clasificación para la Champions. Espero que lo consigan, porque si no, la ‘capi’ les dará un tirón de orejas (ríe).

¿Cómo espera que sean estos meses?

No sé qué contestar. Es una situación nueva que la va a marcar el día a día y cómo me vaya encontrando. Creo que va a ser un proceso muy bonito, que voy a vivir con la gente que quiero y que está junto a mí. Tendré días mejores y días peores, pero toca vivirlo con ilusión y con ganas de que salga lo mejor posible. 

¿Y cómo planea su regreso a la competición cuando termine el proceso?

Lo que hemos hablado todos es que siga entrenando durante el embarazo, evidentemente aparte. No sé cómo lo haré, si en Buñol o en otras instalaciones porque hay que ver muchas cosas. Pero lo que hemos hablado es que seguiré entrenando para estar activa y volver en mejores condiciones. ¿Cuándo? No lo sé. Lo marcará el día a día. 

¿Qué papel asumirá como capitana durante el embarazo?

Mi papel como capitana va a ser el mismo. Yo voy a estar al pie del cañón, aunque no esté en el campo con ellas diariamente ni compitiendo los fines de semana. No obstante, asumo mi papel de capitana y voy a estar junto a mis compañeras en todo momento. 

Yo voy a estar al pie del cañón, aunque no esté en el campo con ellas diariamente ni compitiendo los fines de semana. No obstante, asumo mi papel de capitana y voy a estar junto a mis compañeras en todo momento.

María de Alharilla - Futbolista del Levante UD

¿Piensa en los años que le puede quedar de fútbol o en el día a día?

No ponerse periodos es inevitable. Cuando una jugadora tiene una lesión se pone una meta y llegar a un tiempo específico. La temporada que viene quiero estar compitiendo. No sé si lo lograré, pero voy a poner todo de mi parte y, si todo va bien, seguro que lo voy a conseguir. 

¿Pasa por su mejor momento?

Sin duda. La temporada pasada fue muy buena a nivel grupal. Personalmente me encuentro muy bien, por lo que esta decisión está tomada también por eso. La edad no perdona. Ahora mismo creo que estoy a buen nivel y físicamente estoy genial, así que tengo la sensación de que la recuperación va a ser mejor. La decisión de ser madre está tomada por eso. Solo espero volver al nivel al que estoy ahora. 

¿Qué le falta al equipo para engancharse arriba?

Hay compañeras buenas, el míster ha venido con muchas ganas y creo que estamos en el camino adecuado. Día a día trabajan muy bien y todas las señas de identidad y lo que Villacampa propone el grupo lo tiene claro y las jugadoras saben a lo que juegan. Esa va a ser la clave. La liga es muy larga, estamos más o menos en el ecuador y creo que vamos por el camino correcto. Lo transmitimos día a día y partido a partido.

¿Cómo es Villacampa como entrenador? ¿Qué le dijo cuando le comunicó su maternidad?

El míster lo supo desde el principio. Me brindó todo su apoyo. Como entrenador es como lo vemos. Es intenso, ha plantado una identidad que todas las jugadoras la tenemos en mente y eso es esencial. Que el grupo sepa qué queremos hacer es indispensable para crecer. Su virtud principal es el trabajo. La gente fliparía con sus entrenamientos.

Da la sensación de que hay más competitividad en Primera.

Que el fútbol femenino esté en crecimiento hace que todos los equipos se estén reforzando. Hay más gente cualificada, más medios y es un bien para nosotros. Tenemos que estar contentas porque algo se está haciendo bien para que esté en aumento. El Levante tiene la obligación de estar arriba y de pelear con los más grandes. Es un pionero del fútbol femenino y tenemos muchas cosas para estar en la parte alta. Cada año lo demostramos.