Sergio León ha desvelado en una entrevista a Diario AS que pese a aguantar hasta el último día de mercado en el Levante UD, tenía ya "la maleta preparada" para recalar en el Valladolid: "Realmente lo teníamos todo preparado con la mudanza lista ya en nuestra casa de Valencia; yo con la maleta preparada para venir primero. Firmé a última hora de la noche, dormí un poco, no mucho, entre los nervios y que me acosté tarde, me levanté temprano para ir a despedirme de los compañeros y del cuerpo técnico, desayuné con ellos, y me cogí el coche y me vine para aquí".

En la misma entrevista el ya exatacante del Levante UD afirma que incluso su hijo detectaba su tristeza cuando todavía era jugador granota: "El niño me vió en la tele el otro día y me contaba mi mujer que le llamaba la atención el contraste. De verme todos los días allí en Valencia triste, de no jugar, sin ganas de nada y, sin embargo, hace poco me vio en un partido que me salió muy bien y el niño dijo: "que bonito es volver a ver a papá feliz". Son cosas que te llegan al corazón. Llegar a casa y ver que tus hijos se dan cuenta de que estás volviendo a ser feliz es impresionante".