El Levante no tiene un mercado fácil. Con necesidad de vender, el equipo último sin ganar, y con la cabeza pensando en cuánto de grande tiene que ser el esfuerzo teniendo en cuenta la realidad del equipo, el mercado de fichajes de enero es una moneda al aire. Y en ese escenario aparecen futbolistas que encajan, otros ofrecimientos y jugadores que, aunque quieren llegar al Ciutat de València no están en los planes del cuadro granota en estos momentos. En ese sentido, el Submarino ha ofrecido al Levante a algunos de sus jugadores con menos minutos. Un lateral, dos hombres de banda y un delantero. El caso del lateral sin embargo es complejo por la situación del protagonista: Rubén Peña. 

El futbolista pasó por el quirófano y tendrá que estar un tiempo de baja por lo que, en el mejor de los casos, volvería en febrero, donde la situación puede ser todavía más irreconducible que en estos momentos. De hecho, el Alavés es uno de los equipos que andaba tras su pista antes del despido de Calleja y también ahora, pero tras su operación todo ha cambiado. Y en el caso granota también parece suponer un riesgo importante, más aún teniendo en cuenta la buena carta de presentación de Pubill. 

Por otra parte, en el ataque están Ontiveros, Raba y Fer Niño. El primero de ellos no ha tenido la temporada que esperaba en Pamplona. En El Sadar ha sido un futbolista que prácticamente no ha aparecido (solo 36 minutos) y podría no ser lo que necesita el Levante UD en estos momentos. Sí es un futbolista de remate, con último pase y vertical, pero excesivamente anárquico y algo frío en determinados momentos.

En cuanto a Raba, ha tenido un rendimiento similar. Puede jugar arriba o por fuera pero Emery tampoco ha tirado mano de él en esta situación. El Villarreal, a pesar de sus 26 años, no lo ha vendido hasta el momento y la sensación es que tendrá muy difícil llegar a tener un rol importante en La Cerámica. Por eso mismo ven con buenos ojos que aterrice en Orriols.

Por último está Fer Niño. Alessio Lisci necesita jugadores en el ataque y aunque ha confiado mucho en las últimas semanas en Dani Gómez, con Roger solo no da para la permanencia. Soldado todavía no ha marcado un solo gol este curso, tampoco Cantero y Morales, que es extremo, es el único que sí tiene buenos números. En definitiva, el Levante necesita muchos detalles en la plantilla que solucionar y también urge vender. El mercado de enero no va a ser nada sencillo.