El Levante UD, tras el penúltimo partido de liga ante el Espanyol, recibió un nuevo revés. El enésimo de la temporada. Y es que Jorge De Frutos, el jugador más en forma de la plantilla en este tramo final del curso, sufrió una delicada lesión en el ligamento lisfranc de su pie derecho. El primer pronóstico hablaba de un tiempo de baja de tres meses, es decir, un KO definitivo esta temporada. Sin embargo, tras pasar por quirófano hace escasamente dos días, se ha abierto una luz de esperanza en dirección a un posible regreso en la recta final de la presente campaña. 

El empate a uno ante los pericos dejó un sabor mucho más agrio que dulce. Los granotas no fueron capaces de sumar los tres puntos en uno de los partidos, a priori, más favorables en lo que resta de esta agónica temporada. Y para más inri, perdieron al principal argumento ofensivo del equipo en un tramo crítico. 

Sin embargo, tras pasar por quirófano, las sensaciones respecto al futuro inmediato del segoviano han dado un giro de 180 grados. La operación salió muy bien y, tanto el club como la parte del jugdador, se plantean un regreso antes de que finalice esta liga. De hecho, De Frutos hará todo lo posible para vestir de nuevo la camiseta del Levante. 

Lesión de De Frutos contra el Espanyol

Varios clubes al acecho

La reciente lesión de De Frutos no es el único frente abierto en estos momentos con el segoviano. Su futuro sigue siendo una incógnita aunque, salvo sorpresa de última hora, parece estar lejos del Ciutat de València a partir de la próxima temporada. Hasta cuatro equipos de LaLiga siguen muy de cerca al extremo granota y tratarán de hacerse con sus servicios. Entre ellos, el Valencia CF. 

Ahora mismo el Levante tiene muy pocas posibilidades de retener a una de sus principales estrellas. Y mucho menos aún si se termina consumando el descenso a la segunda división española.