Más allá del apartado deportivo, la actualidad granota gira además en su Consejo de Administración y en las propuestas que reciben desde fuera para mejorar el futuro del club, que no pasa por otro que en devolver al primer equipo a Primera División. La plataforma ‘Levante Somos Todos’, desde su origen a principios de año, ha puesto encima de la mesa distintos planteamientos con los que darle a la entidad levantinista nuevas vías de funcionamiento y de gestión, escuchadas por el club y a disposición de recibir propuestas de mejora. No obstante, el Levante, ante las últimas opciones que puso el colectivo, no solo las desestimó, sino que contestó con un amplio documento de trece páginas sobre el que fundamentar su postura.

‘Levante Somos Todos’ solicitó, mediante su escrito, un modelo de club donde impere la democracia, la profesionalidad y en el que sus aficionados sean escuchados. A través de que el capital sea repartido entre el levantinismo y donde el mismo participe en todas las acciones. Además, la plataforma criticó que no ha mejorado por sí mismo el modelo de gobernanza y que existe falta de transparencia. Todo, tal y como indican, en medio de un endeudamiento desmedido y operaciones de, como mínimo, cuestionable soporte legal. A raíz de lo expuesto, el Levante se escuda en la conversión de los clubes de fútbol en sociedades mercantiles, aportando transparencia en la gestión, controles financieros y responsabilidad jurídica. Además, en 2012, LaLiga estableció en Control Económico, donde se realizan ajustes en los presupuestos y límites máximos del coste de plantilla deportiva, por lo que el Levante se rige en dichos márgenes. En cuanto a las acciones, el Levante considera que es el club “evidentemente democrático” y desde lo mercantil, ya que cada acción da derecho a emitir un voto proporcional al valor nominal de la acción, al igual que el derecho a voto es individual y personal. De hecho, ‘Levante Somos Todos’ solicitó un paquete accionarial en autocartera para posteriormente revertirlo a los abonados mediante un descuento en los pases, con la finalidad de que un abono sea equivalente a una acción. Pero el club, que implanta medidas para promover e incentivar la venta, consideró que se debe aplica el principio de igualdad de trato hacia los socios, al igual que la aplicación de la propuesta de la plataforma supondría un trato desigual para los accionistas en la enajenación de las acciones propias y una vulneración.

Del mismo modo, ‘Levante Somos Todos’ cree que el cambio hacia un futuro mejor pasa por la renovación y profesionalización, incorporando nuevas piezas en las que el sentimiento por el Levante sea sus señas de identidad, del Consejo de Administración, pero el Levante, además de recalcar que todos los miembros son accionistas minoritarios y que ostentan un porcentaje superior al 1% del capital social, recordó que hace tres años se incorporaron cinco nuevos consejeros y que, en la temporada 2020-2021, la Sociedad planteó como objetivo a cumplir potenciar diferentes departamentos de trabajo. No en vano, no habló en términos de sentimiento ni afinidad hacia el Levante.