Tres victorias en cuatro partidos de pretemporada. El Levante tampoco falló contra el Castellón, imponiéndose a un rival de Primera RFEF y que venía con menor rodaje. A pesar de las numerosas variantes de Mehdi Nafti, aunque fiel a la línea defensiva de cinco, el conjunto levantinista dominó casi de cabo a rabo. Pablo Martínez buscó la guerra por su cuenta, forzando dos saques de esquina. Las ofensivas continuaron llegando desde banda derecha, con Marc Pubill aprovechando a la perfección todo el carril, pero no encontró un aliado.

Quien sí lo encontró minutos más tarde fue Franquesa, desde el otro costado. Un centro lateral encontró a Soldado en el área, que hizo resonar un larguero con un potente testarazo. El propio delantero sería quien iba a inaugurar el electrónico, cuando pescaba un balón muerto después de que Joni Montiel estrellara otro disparo contra el palo. Roberto Soldado repetía como goleador en los tests veraniegos.

A pesar de que el Castellón no inquietó mucho a la zaga granota, hoy estrenando su vestimenta blanquinegra, Dani Cárdenas sacó una certera mano para evitar que una falta muy cerrada se tradujera en el empate. También Marc Pubill, en un saque de esquina, cabeceó por encima de palos.

Joan Femenías fue la única variante con el inicio del segundo tiempo, apostando Nafti por dar poco a poco más rodaje a sus jugadores. Bardhi envió directamente a la cruceta un lanzamiento de falta algo escorado. Era la tercera ocasión en que el Levante se quedaba con la miel en los labios durante esta tarde. Igualmente, el Castellón también lamentó un gol anulado a Dani Romera, al partir de posición antirreglamentaria.

Llegados a la hora de juego, se produjeron dos debuts esperados. El primero, el de Vicente Iborra, ubicado como el central que cerraba la zaga. También el de Wesley Moraes, intimidando en el área rival. Sin embargo, el protagonista iba a ser Alejandro Cantero. Primera vez que el balón cayó bajo su control y rompió a los ‘orelluts’ con tres toquecitos, yéndose del defensa, sentando al portero y culminando a puerta vacía con su pierna izquierda. Más tarde, entre Brugui y Wesley rondaron el tercero, aunque la acción terminó siendo invalidada.

La segunda unidad siguió sacando a relucir su potencial y Melero volvió a confirmar que es uno de los mejores llegadores. A balón parado no desperdició una gran asistencia de Son. Lanzándose al césped, empujó como pudo a dentro de las redes.

El Levante insistió en ataque por hacer incluso más amplio su tercer triunfo. Y Wesley obtuvo el premio. En una asociación colectiva, Cantero levantó la cabeza y vio el desmarque del carioca. Melero la dejó pasar y, en segunda instancia, Wesley remachó con un remate raso sin demasiada dificultad. Casi al cierre del encuentro, Cantero pecó de egoísta para firmar la manita, sin acierto. Dani Romera volvió a defender los honores del Castellón, pero Joan Femenías firmó la portería a cero. Así concluía el festín goleador del Levante, dejando muestras del gran potencial que hay en plantilla.