Durante la primera jornada de liga contra el Huesca, el Levante UD sufrió un doble duro revés: la lesión de Saracchi y la expulsión de Brugui. Durante la tarde de hoy, el Comité de Competición anunció oficialmente las sanciones fijadas y el club levantinista perderá a su atacante para los dos próximos partidos.

Tras sus protestas desde el banquillo sobre uno de los lances del juego, una vez ya fue sustituido, el árbitro González Esteban mostró la tarjeta roja directa a Brugui. Para su sorpresa y la del cuerpo técnico, el jugador catalán tuvo que presenciar el final del encuentro desde la boca del túnel de vestuarios. El acta arbitral indicaba que en el minuto 90 Brugui fue expulsado por el siguiente motivo: "Protestar de manera ostensible una de mis decisiones desde el área técnica gritando a viva voz, saliendo del banquillo 3 metros aproximadamente con los brazos en alto".

Según recoge el reglamento deportivo, a través del artículo 127 del Código Disciplinario de la RFEF, el futbolista granota se exponía una sanción mayor de lo habitual, con la actualización del año 2022, que castiga con mayor dureza las expulsiones por protestas. De hecho, a Brugui le ha caído el castigo menor, ya que puede llevar un tiempo de suspensión de dos a tres partidos o por tiempo de hasta un mes.