Un golazo de falta directa de Carlos Giménez, a falta de un cuarto de hora para la finalización del partido, decantó la balanza hacia el Atlético Levante en su visita a Gandía.

El conjunto de Chema Sanz fue de menos a más. Sobrevivió a un inicio intenso de los locales y en la segunda mitad se hizo con los mandos del encuentro, hasta que el central, una de las perlas de la cantera granota, quitó las telarañas de la portería defendida por Company poniendo el cuero en la escuadra.

Tres puntos que elevan al Atlético Levante hasta la quinta posición de la 3ºRFEF.