Roberto Soldado cayó lesionado en la primera parte del partido entre el Levante y el Lugo. El delantero tuvo que ser sustituido por Bouldini tras sentir molestias justo antes del descanso, con empate a uno en el marcador. La lesión se produjo mientras defendía un córner favorable al cuadro gallego.

Mientras abandonaba el césped, el valenciano se encaró con el público del Anxo Carro, que estaba silbando. El delantero hizo el gesto de mandar un beso y fue amonestado por ello. De este modo, pase lo que pase con la lesión será baja por sanción en el próximo duelo ante el Málaga.