El Ciutat de València debe ser clave para certificar el ascenso a la máxima categoría y equipo y afición lo saben. Con la sufrida pero fundamental victoria lograda este domingo ante el Málaga por 1-0, el Levante ya suma más puntos como local que a domicilio esta temporada... y todavía tiene dos oportunidades para seguir sumando en Orriols en este apretado final de primera vuelta y de 2022.

Hasta el encuentro ante el Málaga, que el Levante ganó gracias al gol de Vicente Iborra en la segunda parte, el equipo valenciano había sumado tantos puntos fuera como en casa. Ahora, lleva diecisiete como local y catorce como visitante.

El Levante, uno de los candidatos al ascenso a Primera División, sin embargo, sigue sin ser uno de los mejores equipos en su estadio. A pesar de la mejora en las últimas fechas está todavía lejos de conjuntos como el Granada, con veintitrés puntos, o el Eibar y Deportivo Alavés, con veintiuno, respectivamente, logrados como local. Son los triunfos lejos de València los que sostienen al equipo en la zona noble, a tan solo tres puntos de los dos puestos que otorgan el ascenso directo, el objetivo innegociable para los hombres entrenados por Javi Calleja.

De menos a más

Esta temporada el Levante suma en casa cinco victorias, dos empates y dos derrotas. Los dos partidos perdidos y uno de los empates fueron todavía con Mehdi Nafti en el banquillo y el último de ellos, ante el Racing de Santander por 0-1 el 9 de octubre, supuso el despido del franco-tunecino. Felipe Miñambres se hizo con los tres únicos puntos que disputó en el Ciutat y Calleja se ha apuntado siete de los nueve puntos, con el empate en el último minuto de Las Palmas como único lunar. En los otros encuentros la portería local se quedó a cero.

El Levante tiene ahora otros tres partidos hasta final de año en casa. El primero será el jueves ante otro rival trampa como la Ponferradina, después recibirá al Eibar el 18 de diciembre en un duelo directo que pondrá fin a la primera vuelta y despedirá el año 2022 en casa de nuevo ante el Andorra en la segunda ronda de la Copa del Rey. En caso de victoria 2023 se abriría, presumiblemente, con una eliminatoria de dieciseisavos de final contra un club de Primera. En cualquier caso el objetivo es que los rivales de la máxima categoría vengan a partir de agosto y para ello es clave que sigan hincando la rodilla en el Ciutat los próximos visitantes.