A sus 33 años, y después de picar piedra en categorías inferiores para disfrutar del profesionalismo, Jorge Miramón tiene la ilusión de estirar su sueño de ser futbolista junto a un Leganés con el que, como mínimo, quiere promocionar a Primera División. La élite, aunque sea su aspiración, no es un paraíso desconocido para un lateral que la experimentó junto al Levante. A lo largo de tres años, el zaragonazo vivió temporadas inolvidables luciendo la elástica granota a pesar de que el desenlace fue agridulce. El descenso le hundió anímicamente, y aunque se enteró de que no seguiría en el Ciutat de València a través de Twitter, solo tiene palabras de agradecimiento para un club que guarda en su corazón.

¿Cómo está?

Jugando bastante. Me siento muy importante y para un jugador eso es lo bueno. Ya estuve aquí hace unos años y volver me ha encantado. Estoy muy contento.

A pesar de la derrota del pasado lunes, el rendimiento del Leganés es notable.

Sí, aunque el inicio fue desastroso. Hacíamos buenos partidos, pero aun así los resultados eran malísimos y la racha muy negativa. Ahora hemos encontrado lo que queremos hacer y estamos bien. Ha llegado la derrota contra el Albacete, pero nos vendrá bien como toque de atención, para saber lo que no tenemos que hacer. La primera media hora fue mala, y aunque igualamos al rival, no nos dio ni para conseguir el empate. Y creo, incluso, que hubiera sido hasta injusto. Tenemos que seguir con esta dinámica y trabajando igual que hasta ahora.

¿A qué aspira este Leganés?

Desde el inicio ha sido el de estar en los puestos de arriba. O en promoción o cerca de la promoción. Ese siempre ha sido el objetivo del Leganés y a día de hoy lo sigue siendo. Intentar llegar hasta final de temporada con opciones de estar en Play-Off. Es lo que tenemos en mente y por lo que estamos trabajando.

Miramón, ante la Ponferradina. CD LEGANÉS

Afronta su segunda etapa en Butarque después de subir a Primera en 2016. Tras el ascenso no siguió. ¿Tiene alguna espina clavada al no haber continuado?

Sí… Fue un momento en el que llegué de Segunda B y significó mi debut en Segunda División. Ascender a Primera fue algo que no imaginé nunca. No obstante, participé poco. Jugaba, pero luego me tiraba dos meses sin convocar. Al final acabé jugando porque se lesionó Omar Ramos, pero prácticamente no había tenido minutos en Segunda, por lo que seguramente en Primera no habría tenido ni uno. Sí que se me quedó la espina clavada porque me habría gustado jugar en la élite con el Leganés, pero era consciente de que no iba a dar el nivel. Continuar en Segunda fue lo más honesto. Hay que ser coherente en el fútbol y en la vida. Con suerte y con trabajo terminé jugando en Primera División, aunque tengo muchas ganas de hacerlo con el Leganés.

Seis años después, es indiscutible en el nuevo Leganés.

Estoy muy contento. Mis dos etapas son distintas, ha cambiado mucho todo. Venía de Segunda B procedente del Lleida y ahora vuelvo tras descender de Primera División. Me siento muy valorado. Estoy muy cómodo, se cuenta mucho conmigo y al final era lo que buscaba.

Se me quedó la espina clavada porque me habría gustado jugar en la élite con el Leganés, pero era consciente de que no iba a dar el nivel. Continuar en Segunda fue lo más honesto. Hay que ser coherente. Con suerte y con trabajo terminé jugando en Primera.

Jorge Miramón - Futbolista del CD Leganés

Además, desde distintas posiciones. ¿Se ha perdido el Levante a un gran extremo?

En el Levante teníamos muy buenos extremos y no habría dado ese nivel. Por circunstancias puedes jugar en esa posición, pero no de continuo. Para tapar algún hueco he jugado de lateral izquierdo, carrilero izquierdo, interior… Pero el nivel mío está en el lateral derecho, sorprendiendo y con llegada, porque una vez estoy arriba es diferente. No tengo ese uno contra uno que pueden tener otros extremos.

A lo largo de su carrera ha jugado hasta de pivote.

Es complicado de definir. En el fútbol hay tantas variantes y depende de tantas cosas que nunca sabes. Se trata de entender el fútbol y de querer estar en el once, a pesar de jugar en una posición que no se te dé bien. Al final es el compromiso que tienes con tu equipo. El darlo todo independientemente del rol que te toque.

¿Haber jugado en tantas posiciones es un reflejo de lo que le ha costado llegar al fútbol profesional?

No lo sé, pero creo que, al final, me ha venido bien. Tienes que hacer cosas que a veces no te apetece, pero lo tienes que hacer con tal de estar en el verde. Eso es lo que te va a dar el ritmo y la posibilidad de ser el jugador que eres. A lo mejor en zonas ofensivas no habría llegado a Primera División. Igual me hubiera quedado en Segunda o tendría que haber vuelto a Segunda B. Pero cambiar a la posición de lateral, que es donde he podido competir en Primera, me ha beneficiado bastante. De interior o extremo no tengo tanto gol. Tampoco tengo último pase ni regate en el uno contra uno, pero de lateral, al sorprender desde atrás, puedo dar alguna asistencia más o marcar algún que otro gol. Todas esas carencias que tengo las camuflo siendo lateral.

¿Cuánto le ha costado?

Mucho trabajo y mucho sacrificio. El fútbol es echar horas y tener mucho compromiso. Estoy muy contento del camino que he llevado y creo que todavía me queda. Voy a seguir trabajando. Con el compromiso y la humildad que tengo pienso que aún me queda tiempo para seguir disfrutando a tope. Eso es lo que a mí me interesa. Ser feliz y disfrutar de lo que a mí me gusta.

¿Qué tal le está yendo con Imanol Idiakez?

Bien. Como ya lo conocía de cuando estuve en el Lleida, y sabía su forma de trabajar, fue lo que decantó por venir aquí, además de conocer el club. Es muy exigente con balón, le gusta tenerlo y quiere que seas agresivo cuando lo pierdes para volver a recuperarlo.

Ahora, se enfrenta a la que fue su casa durante tres años.

Al Levante siempre lo voy a tener presente en mi corazón. Disfruté mucho de los compañeros y del fútbol. Si ya fue emotivo volver con el Leganés al Ciutat, que venga ahora a mi casa me pone muy feliz. Allí tengo amigos y compañeros de profesión. Jugar contra el Levante será siempre especial.

Miramón celebra su gol contra la Real Sociedad. Francisco Calabuig

El aliciente del partido está en Enric Franquesa. ¿Ha sido capaz de destapar el método de Javi Calleja?

He hablado con él sobre su adaptación, de que si necesita algo que me diga. Le he enseñado todas las instalaciones y le he presentado a compañeros. Le he preguntado cómo están en el Levante, pero no hemos hablado nada de fútbol ni por dónde podemos hacer daño. Aunque sepas qué puede hacer un equipo, luego es muy complicado. Pese a ello, espero que poco a poco destape la libreta de Javi Calleja y diga detalles. Estos días seguro que le preguntaremos. Si nos dice aspectos importantes, seguro que se gana al vestuario (ríe).

¿Cómo recuerda su etapa en el Levante?

Fueron tres años muy diferentes. He tenido momentos muy buenos, en los que he disfrutado mucho, y momentos muy malos donde parecía que no levantaba cabeza por problemas físicos. La lesión no me dejaba rendir. Y yo, que soy súper competitivo, lo pasaba muy mal. Me quedo con lo bueno: con los compañeros y con todo lo que hicimos. Pero, si tengo que quedarme con algo malo, me quedo con la putada del descenso. Eso me reventó. Lo pasé fatal el verano de después. El fútbol son momentos y lo que has vivido. Las semifinales de Copa y las temporadas con Paco López, que fueron espectaculares, es lo que me va a quedar.

¿Lo pasó fatal por el descenso o porque no le salieron las cosas?

Por todo. Al principio porque no podía arrancar por las lesiones. Parecía que estaba recuperado, pero me seguía doliendo. No podía jugar, no estaba cómodo, no podía superar los 30 kilómetros por hora… Ahí lo pasé muy mal porque quieres competir y no puedes. No estás en el nivel y sientes que estás fallando al equipo y al club. Después, una vez desaparecieron las molestias a final de temporada, y parecía que veíamos un poco la luz, en ningún momento valoré el descenso. Fui a muerte a por la salvación y me llevé un golpe muy fuerte. Mucha gente me dijo que tendría que haberlo amortiguado pensando que podía suceder, pero preferí obviarlo. Me centré en que nos íbamos a salvar sí o sí, por lo que ese descenso me destrozó muchísimo. Incluso cuando volví al Ciutat con el Leganés, estaba un poco noqueado. No era consciente de que estaba en otro club y de que todo había pasado. Pese a ello, hablando con el Leganés, pude solucionar todo mentalmente. Ahora, tras mucho trabajo, me encuentro mejor. Ya ha pasado. Jode, pero ya es diferente.

Mucha gente me dijo que tendría que haber amortiguado pensando que podía suceder, pero preferí obviarlo. Me centré en que nos íbamos a salvar sí o sí, por lo que ese descenso me destrozó muchísimo. Cuando volví al Ciutat este año estaba un poco noqueado.

Jorge Miramón - Futbolista del CD Leganés

¿Del Levante valora que le permitió seguir en Primera? Debutó en la élite con el Huesca y, por desgracia, terminó descendiendo.

El Levante, junto con el Leganés, es el club más importante de mi carrera. A la espera de lo que haga ahora aquí, de momento es el más importante porque he podido disfrutar de Primera División, que era mi sueño. Además, pude renovar y estar tres años al final. Mi valoración es totalmente positiva. Sé que ha habido momentos malos y eso no se puede borrar, pero con el cariño que le tengo siempre le desearé lo mejor. Fue un lujo defender al Levante.

¿Qué explicación le da al descenso?

Viendo la plantilla, y viendo cómo habíamos jugado años atrás, creo que era impensable que el Levante bajara. No lo pensábamos nosotros ni prácticamente nadie en Primera División, pero las circunstancias eran las que eran. El equipo no funcionaba bien, pero por unas cosas o por otras, cada uno habrá hecho su valoración. La mía me la guardo porque es una opinión personal que no me gustaría hacer pública, pero cada uno habrá hecho autocrítica porque no era un equipo para descender.

¿El final de la temporada 2020-2021 tuvo algo que ver?

Puede ser, pero no lo sé tampoco. Ese final de temporada estaba lesionado y tenía que entrenar aparte. Muchas veces cuando estás así no ves cómo está el equipo realmente. De ese final de temporada no puedo apenas opinar, pero por juego o por resultados, seguramente no hicimos la limpieza mental que tendríamos que haber hecho. Seguro afectó en la siguiente temporada, ya que el inicio no fue bueno.

¿Le hubiera gustado seguir?

A mí me hubiera gustado seguir, era muy feliz allí. Sin embargo, soy una persona realista. Estaban Marc Pubill y Son, que son dos jugadores buenísimos y con los que me llevo fenomenal. El club no me trasladó nada y no les culpo. Podrían haberme dicho que no continuaba de otra manera, pero tampoco fui y les dije que quería seguir porque pensé que, con dos laterales, no me iban a necesitar. Son y Marc son dos jugadores espectaculares, de garantías. Pese a ello, no te voy a engañar. Me hubiera gustado seguir. Estaba muy feliz en el Levante, al igual que muy bien en València.

¿Cómo le sentó saber que no seguía?

Me enteré por Twitter de que no seguía y en ese momento me fastidió. Podría haber sido de otra forma, pero mi opinión hacia el Levante no va a cambiar. Me lo tomé de esa manera porque lo estaba pasando fatal, y que te lo digan así… Nunca di problemas en tres años y me entregué siempre. Puedes estar más acertado o no, pero eso que nunca falte, al igual que la actitud y el trabajo. Al final, esto es fútbol y entiendo que quieras hacer borrón y cuenta nueva para continuar con otros jugadores. Es normal. Se dio así y ya está. Tampoco tengo que hablar mal de uno y de otro porque estuve muy bien. Felipe Miñambres es una persona espectacular y me alegro de que le vaya así de bien. Ni yo pregunté ni ellos me dijeron nada, pero siempre piensas que te van a comunicar algo personalmente.

Me enteré por Twitter de que no seguía y en ese momento me fastidió. Podría haber sido de otra forma, pero mi opinión hacia el Levante no va a cambiar. Me lo tomé de esa manera porque lo estaba pasando fatal.

¿Con qué momento se queda?

Lo siento, pero es muy difícil quedarme con uno. Lo de Copa del Rey fue algo espectacular. Éramos un grupo muy unido y creíamos que nadie podía con nosotros. Esa sensación fue muy bonita. Por otra parte, ganarle a un Barça en el que estaba Messi, al Atlético y al Madrid, que son los grandes del fútbol español, es algo que sueñas de pequeño y no lo crees. Me acuerdo de cuando veía al Barça de Pep Guardiola y creía que era imposible ganarle al Barça. Y en el Levante lo conseguí. Además, los momentos del día a día fueron espectaculares también.

¿Cómo ve al Levante actual?

Creo que es el equipo más fiable y el que tiene más posibilidades de ascender directamente. Los veo muy sólidos. Sin hacer un gran partido es capaz de ganar y en Segunda División es muy importante. Hay muchos encuentros donde un equipo juega para que el rival no esté cómodo y el Levante, sin estar cómodo, es capaz de ganar. Eso es lo que les hace estar arriba.

Ganarle al Barça, al Atlético y al Madrid, que son los grandes del fútbol español, es algo que sueñas de pequeño y no lo crees. Me acuerdo de cuando veía al Barça de Pep Guardiola y creía que era imposible ganarle al Barça. Y en el Levante lo conseguí.

Jorge Miramón - Futbolista del CD Leganés

¿Qué partido espera?

Somos un equipo que, cuando estamos centrados, es muy difícil crearnos peligro. A veces, de la nada, sacamos ocasiones y acciones a balón parado que provoca incertidumbre al rival. Los dos proponemos fútbol de posesión y posicional. Creo que el partido se decantará por acciones aisladas.