El Levante Femenino quiere seguir de dulce independientemente del escenario y sin importar quién esté delante. Pero, sobre todo, quiere ganar más terreno si cabe en la zona Champions venciendo al Athletic Club en Lezama y, a su vez, cosechando su séptimo triunfo consecutivo. Sevilla, Betis, Real Sociedad, Madrid, Villarreal y Granadilla Tenerife han sido incapaces de frenar a un conjunto entrenado por Sánchez Vera que ha demostrado ser difícil de superar

21 puntos sumados de manera consecutiva han catapultado a las granotas no solo a la segunda posición, sino también a adquirir un colchón de puntuación de siete puntos con la cuarta plaza, la que no permite jugar competición en Europa. Una dinámica labrada por todos los integrantes de una plantilla donde milita Érika Vázquez, segunda entrenadora, donde desarrolló toda su trayectoria futbolística en Lezama. La ex delantera estuvo casi dos décadas en el Athletic Club, pero, pese a ello, ahora solo piensa en azul y grana. «Cuelgo las botas y en julio ya estoy en otro vestuario, desde el primer día me he sentido como en casa, muy respetada y valorada. Estamos viviendo un año muy ilusionante, la primera vuelta ha sido de sobresaliente y estamos preparadas para seguir trabajando como lo estamos haciendo y para competir con los mejores», agregó Érika Vázquez.