Julián Calero, a punto

El acuerdo con el entrenador madrileño está cerrado a cal y canto y el Levante aguarda la despedida oficial del Cartagena para anunciar su fichaje

Julián Calero saludando a Felipe Miñambres, encargado de firmarle como nuevo técnico del Levante.

Julián Calero saludando a Felipe Miñambres, encargado de firmarle como nuevo técnico del Levante. / EDUARDO RIPOLL

Rafa Esteve

Rafa Esteve

El Levante tiene amarrado a su próximo entrenador para la temporada 2024/2025. Así lo apuntan desde las profundidades del club después de que haya sido vox populi en la grada Orriols durante las últimas jornadas de liga. Julián Calero será el encargado de sentarse en el banquillo del Ciutat de València a partir del próximo curso. El acuerdo, atado en todas sus vertientes, garantiza la presencia de un perfil que ha sido tendencia en Segunda División después de conseguir una permanencia de elevada dificultad con el Cartagena. El madrileño asumió los mandos del club de Cartagonova el 25 de septiembre, y pese a que su andadura en tierras murcianas no empezó con resultados positivos, la confianza de la directiva fue clave para alcanzar una permanencia que retumbará en la historia de la entidad Efesé. Cogió al equipo después de la séptima jornada de competición con solo tres puntos y logró dejarlo en Segunda División con 51 unidades.

Una vez finalizada la temporada, el Cartagena, que dio por perdido a su entrenador entrando en la segunda quincena de mayo ante los múltiples intereses que fue acumulando, marcará los tiempos del aterrizaje de Calero en Orriols. Según pudo saber Superdeporte, el Levante está a la espera de que desde el estadio Cartagonova oficialicen la desvinculación del madrileño para ejecutar el anuncio de su fichaje. El nacido en Parla firmará un contrato de dos temporadas con los levantinistas y asumirá la responsabilidad de devolver al club a la máxima categoría del fútbol español, factor motivante para Julián Calero y que ha sido clave para cerrar un acuerdo al que solo le falta la oficialidad. Tal y como pudo averiguar SUPER, el que será nuevo técnico del Levante ve a su futuro club como un equipo con aura de Primera pese a que vaya a afrontar su tercer año consecutivo en Segunda División. Ahora, está a la espera de acontecimientos para recalar en València y afrontar una nueva aventura en su carrera.

En medio de los rumores, Felipe Miñambres y Julián Calero conectaron durante sus declaraciones en la rueda de prensa posterior a la última jornada de liga. “Lo que sí sé es que he peleado como un gato panza arriba. He apretado y defendido el escudo. Lo que suceda será ver esta semana qué pasa. “En cualquier caso, quedo agradecidísimo, en deuda con la afición y con el club. Si el camino se tiene que separar será porque las circunstancias de la vida lo digan. No he firmado nada con nadie. La semana que viene tomaremos una decisión lo más coherente posible, dentro de que mi corazón está con el Cartagena, pero hay corazón y cabeza. Hay que tomar una decisión coherente. La que crea que es la más coherente para mí y para mi familia. No me gusta dejarles así, en la última jornada de esta manera. A pesar de esa pena que llevo dentro, me voy contento de haberles dado esa salvación, obra de todo el mundo”, dijo Calero. Felipe, mientras, fue más escueto. “Esperamos decidir a lo largo de esta semana. Esperemos que, sea quien sea el que venga, nos dé lo que no hemos podido conseguir esta temporada”. Ambos caminos están muy cerca de unirse.