Cabello tira la puerta abajo

Los técnicos y la dirección deportiva están muy satisfechos con el rendimiento que mostró junto al primer equipo. El canario apunta a dar un paso hacia adelante en la 24/25

En La Cerámica realizó su mejor partido con el Levante, obteniendo un 8 de valoración en Sofascore.

En La Cerámica realizó su mejor partido con el Levante, obteniendo un 8 de valoración en Sofascore. / LUD

Rafa Esteve

Rafa Esteve

El desenlace de la temporada 23/24 dejó un sabor de boca agridulce después de que el Levante no lograse clasificarse para la promoción de ascenso a Primera División. La estancia en la categoría de plata una temporada más obliga al club granota a reinventarse y, por encima de todo, a acertar en cada una de las piezas sobre las que confeccionar la próxima plantilla. El ascenso volverá a ser una necesidad y una obligación, tanto por la situación financiera como por la aspiración histórica de los levantinistas. Sin embargo, los futbolistas procedentes de la base volverán a tener un papel de gran relevancia después de una campaña en la que muchos han irrumpido en el ecosistema del Ciutat de València. Algunos a cuenta gotas, otros asentándose en el equipo, pero el tramo final de temporada brindó el descubrimiento de Jorge Cabello en la retaguardia. Seis partidos fueron suficientes con tal de demostrar que la edad no entiende de rendimientos elevados ni de adaptación inmediata. A pesar del negativo desenlace a nivel grupal, las aportaciones del nacido en Telde invitan a la esperanza de cara al futuro entre unos aficionados que saben que en sus filas tienen un diamante en bruto.  

El contexto de Jorge Cabello, que arrancó la temporada 23/24 con el filial tras de haber quemado distintas etapas en categorías inferiores después de aterrizar en 2020, cambió desde el paso hacia adelante que dio Felipe Miñambres para hacerse cargo del banquillo del Levante. En el primer encuentro del astorgano, el defensor entró en la órbita del primer equipo al ser convocado para estar disponible contra el Oviedo y su progresión se disparó por completo. Tardó dos meses en aparecer en el fútbol profesional de la mano del Levante, pero, tras debutar en El Sardinero y cerrar la portería acompañado de Dela, su nivel fue más que notable, convirtiéndose en indiscutible, más allá de que no jugó el partido posterior a su debut, y cuajando una valoraciones que se reflejaron en las estadísticas de Cabello que alcanzó su cúspide ante el Villarreal B con un 8 de calificación.  

Desde las profundidades del Levante están más que satisfechos con el rendimiento del canterano, que es una de las notas positivas en la valoración de la temporada 23/24. A sus 20 años de edad, en sus características ven un defensor de mucho futuro y en condiciones para ponerle el candado a la portería del Ciutat de València. A día de hoy, el Levante trabaja en otros aspectos más urgentes de cara a un mercado de fichajes que ya está en marcha. Sobre todo, en intentar alcanzar los 4 millones millones y medio antes del 30 de junio. Sin embargo, una vez cierren el frente, comunicarán al ‘43’ su postura de cara a la próxima temporada, aunque Cabello tiene la máxima confianza procedente de la dirección deportiva, tal y como ha mostrado, más de una vez, Felipe Miñambres a lo largo de la temporada, y como transmiten a su entorno a día de hoy. Próximamente el central conocerá los planes del Levante en él, aunque todo apunta a que dará un paso hacia adelante el próximo curso.