La Copa de España libre: el mito en movimiento

Un historiador exhuma las únicas imágenes en movimiento, desconocidas hasta ahora, de la final valenciana de la Copa de 1937, disputada por Valencia FC y Levante FC en Barcelona

Imágenes inéditas de la Copa del 37.

Imágenes inéditas de la Copa del 37. / FILMOTECA DE CATALUNYA

José Luis García Nieves

José Luis García Nieves

No fue un sueño. Ahí están todos, a través de la bruma de la historia. Están Calero, Gaspar Rubio, Valero, Calpe, Puig II y Bombeja Agustinet, que sonríe a la cámara. Visten de blanquiazul. Sin escudo en el pecho porque los tiempos son recios, pero representan al Levante FC, el del Cabanyal. También están Iturraspe, Bertolín, Juan Ramón o Amadeo, nombres míticos del Valencia CF, del gran Valencia de posguerra, ese día de rojo. Están ellos y varios miles de aficionados también. Están en Can Rabia, conocido como Sarrià, en Barcelona. Están. Nunca los habíamos visto, pero están. El gran mito del primer fútbol valenciano, ayer se hizo imagen en movimiento.

Como suelen ocurrir con las grandes historias, casi por casualidad, el fútbol valenciano se encontró ayer con una nueva piedra sobre la que construir su épica nacional. Apenas 50 segundos de fútbol. Unos jugadores sonrientes y poco acostumbrados a mirar a la cámara, y miles de personas viendo un partido de fútbol en medio de una guerra. «Estamos ante el hallazgo más importante de los últimos 25 años de la historia reciente del fútbol valenciano, como mínimo. Seguro que son las únicas imágenes en movimiento del Valencia y el Levante del periodo de la guerra, me atrevería a decir que incluso de los años 30. Es un descubrimiento tremendo. Estoy impactado».

Quien habla es José Ricardo March, historiador del fútbol valenciano, especializado en el periodo de la Guerra civil. Y no habla de unas imágenes cualquiera. Un historiador, José Luis Garrido, volcó ayer en la red social ‘X’ un clip de La final de la Copa de España. La de 1937. La copa olvidada y rescatada por el levantinismo tras dos décadas de gestiones y publicaciones; de pedagogía y de paciencia. La copa finalmente reconocida, el pasado año, por la Real Federación Española de Fútbol e incorporada al palmarés oficial del fútbol español: el único título del Levante UD.  

«Para mí, lo más importante es el tratamiento que el locutor le da cuando dice final Copa España, manteniendo la idea de nexo con la competición que se venía disputando desde principios de siglo», señala Emilio Nadal, responsable del Área de Patrimonio Histórico del Levante UD, y uno de las artífices de la recuperación de este título. «Nuestra lucha siempre ha ido por ahí: por la idea de continuidad durante la temporada 36-37 en el ámbito de la República. Los mandatarios no improvisaron. Siguieron los cauces establecidos con más consiguientes singularidades propiciadas por la guerra. Una especie de triunvirato aplicado al futbol. Campeonato regional, Liga Mediterráneo y copa como epílogo», recordaba este miércoles, «emocionado», después de conocer el hallazgo. 

Un VFC inédito

Los apenas 60 segundos del film ofrecen una amplia paleta de matices. Los subraya José Ricardo March, historiador del Valencia CF: «También se ve al Valencia FC por primera vez en esa final. Hasta la fecha, solo teníamos alguna imagen en la que se veía de espaldas a Antolín o Juan Ramón medio girado. Este hallazgo es relevante también para el Valencia», señala March sobre un vídeo que ofrece, también, uno de los pocos testimonios audiovisuales del Valencia de los años 30.

Como siempre, los márgenes de las imágenes, el fuera de campo, siempre deja historias interesantes. «La tribuna está llena, no tanto como los fondos, de lo que se había quejado la prensa valenciana de la época, que decían que en Valencia el estadio se hubiera llenado», apunta March sobre el breve vídeo. Las tribunas también ofrecen la imagen de diferentes clases sociales, y mujeres, «lo que demuestra que el fútbol era un espectáculo transversal, y que en plena guerra era un bálsamo para la gente», añade el especialista. Cabe recordar que aquel partido fue el colofón a una liguilla entre equipos valencianos y catalanes, y que se celebró en Barcelona en julio de 1937, con el frente de guerra relativamente estabilizado, lo que permitió mantener cierta normalidad en el ámbito deportivo, aunque ya se habían producido bombardeos en Valencia.

El hallazgo de estas imágenes movilizó ayer al departamento histórico del Levante UD. Según apunta Nadal, se va a pedir a la Filmoteca de Cataluña la cesión de la película para el club. Es una institución a la que ya se consultó en su momento, sin que apareciera ninguna imagen. Cuando se acerca el 18 de julio, día de la final, la Copa de España Libre sigue ofreciendo relato al levantinismo. «Es como si desde el pasado nos regalaran este documento maravilloso, después de tantos años de lucha por el reconocimiento. Por no hablar de la normalidad con la que el narrador habla de ‘Copa Espanya d’enguany’, o de unas gradas con miles de espectadores, mucho más llenas de lo que habíamos creído», concluye el editor e historiador levantinista, Felip Bens.