26 de noviembre de 2014
26.11.2014
Superdeporte
ENTREVISTA

"Cuando llegue el día, me quiero ir bien"

El mediocentro del Levante, Pape Diop, no se corta en esta su primera entrevista de la temporada

27.11.2014 | 00:15
"Cuando llegue el día, me quiero ir bien"

Pasado el calentón por su fallido fichaje por Olympiacos por segundo año seguido, Pape se sincera. No dice todo lo que piensa, pero sí que piensa todo lo que dice. Promete esfuerzo y compromiso en cada partido; ni una concesión de más sobre su hipotética renovación.

-Enhorabuena por la clasificación para la Copa de África. Será su primer gran torneo de selecciones.
-Será un reto, sin duda. Tenemos un buen equipo y la afición, en mi país, es muy exigente. Defensivamente contamos con potencial, además de un buen centro del campo; y el ataque creo que es la zona más fuerte en el equipo.

-¿Ha echado cálculos de cuántos partidos se puede perder?
-No exactamente, pero creo que si llegamos hasta la final, serán seis o siete de Liga, más luego los de Copa si seguimos adelante. La Copa de África dura tres semanas, pero antes está la preparación.

-Vamos, que después de Navidad ya no pasará por aquí y se concentrará directamente con su selección.
-No lo sé seguro. Tengo que verificar las fechas, pero creo que así es: antes de jugar el torneo con Senegal tenemos que hacer una mini pretemporada, con partidos amistosos, desde unos 15 días antes.

-Se irá en diciembre y puede regresar ya en febrero y con contrato firmado, porque así lo permite la legislación, con otro equipo para el próximo curso.
-Puede pasar lo que dice, o cualquier otra cosa. Es 26 de noviembre, y no sé ni lo que va a pasar en 15 días o en un mes. Me quedan cuatro partidos de Liga y dos de Copa con el Levante antes de irme a la Copa de África, así que me centro en eso, en ayudar al equipo. Es una alegría ver al equipo fuera de la zona de descenso, aunque estemos todos muy apretados; me gustaría que al irme, el Levante esté lo más fuera posible de la zona peligrosa y confiar en que cuando vuelva nos encontremos también en buena situación clasificatoria.

-En enero, en junio y cuando sea, ¿cómo quiere salir del Levante?
-Lo que quiero, cuando me vaya del Levante, es irme bien y con el respeto de la gente. A pesar de todo lo que pasó tanto este verano como el pasado, creo que nunca he faltado el respeto al equipo, al club, a los colores, saliendo a la prensa diciendo cosas malas. En muchos momentos me he aguantado cosas para no perjudicar al equipo, sobre todo este verano: hubo momentos que por naturaleza, como ser humano, me pude calentar pero he intentado guardármelo.

-Volviendo a su participación en la Copa de África, ¿cierra las puertas a una posible salida en el mercado invernal?
-Nunca la ha cerrado, ni la he abierto tampoco. No soy persona que diga cosas que luego me puedan echar en cara; solo digo que esto es fútbol y que cualquier cosa puede pasar de un día para otro: que me vaya en enero, en diciembre€ Le pasa a muchos jugadores, que les llega una oferta muy buena, que les satisface a ellos y al club, hay un acuerdo y vayan. Nunca he dicho que no ni que sí.

-Ante tan descarnada realidad, casi es de agradecer que nunca haya prometido amor eterno al Levante.
-No soy de ese tipo de personas. Decir a la afición, ´tranquilos que yo tal, y luego tener que justificarme si me voy diciendo que es que me ha llegado una oferta que no puedo rechazar´. Es mejor decir la verdad desde el principio, que no sé que va a pasar. Igual, en 15 días me llega la oferta de mi vida, o en junio. Sobre todo este año, no me centro en cosas que no son fútbol. Intento pensar solo en lo que tengo que hacer; me he alejado de muchas cosas, no negativas, pero que me hacían perder el tiempo. Ya no pienso en lo que tenía que tener o lo que pueda tener en un futuro.

-Porque queda menos para acabar su contrato, porque se lo toma de otra forma€ Diop está relajado y identificado con el equipo, como demostró en la celebración por el triunfo en el Derbi. A pesar de todo lo que ha pasado, usted nunca le ha dado la espalda al Levante como equipo.
-Porque no puedo. No soy así. Cuando hago una cosa, la hago de verdad y doy todo lo que tengo; sino, me engañaría a mí mismo. El hecho de querer mejorar y que en verano me quisiera ir porque tenía una muy buena oferta, que me iba a permitir mejorar mucho económica y futbolísticamente, no me impide defender estos colores. Al fin y al cabo, el Levante es el que a día de hoy me da de comer a mi y a mí familia. Aunque me vaya, quiero hacerlo lo mejor posible; sería un orgullo marcharme dejando al Levante en Primera.

-¿La de este verano fue mejor oferta incluso que la del verano anterior?
-Sí, sin duda, pero bueno eso ya es pasado. Me querían el año pasado y este aún más.

-Si continua esa progresión, Olympiacos aún le querrá mucho más el próximo verano.
-Eso ya no lo sé. Intento no centrarme en mi futuro. Dios me dará lo que merezco. Si tengo algo muy bueno, perfecto; si es algo regular, también. Yo soy una persona positiva, y aunque este verano fue duro, todo el mundo lo sabe, no es un secreto, siempre intento sacar el lado bueno de las cosas.

-¿Más duro que el año pasado?
-Buff (suspira). No sé. No sé. Este año estaba más claro en todas las cabezas, por las dos partes, que me iba a ir.

-¿Cómo fueron esas horas previas al partido de Bilbao?
-Sabía que no iba a jugar. Estaba esperando para marcharme, porque se estaban ultimando las cosas entre Levante y Olympiacos; mi familia estaba esperando aquí, en Valencia, en el hotel, para irnos a Grecia. Estaba casi hecho el tema; me quedaban horas para irme pero al final no se hizo. Ya ha pasado, como le he dicho, y no quiero volver a ello. Me centro en lo que queda, en hacerlo lo mejor posible.

-Afirmana antes que ´este año estaba más claro´ que se marchaba, pero en un momento determinado el club mandó el mensaje de que pasada cierta fecha de agosto no le dejarían salir fácilmente.
-Estamos en noviembre. Prefiero no dar más detalles. No me sirve para nada, no me interesa, no me va a dar un nuevo contrato, no me hace falta. El Levante dio su versión, yo tengo la mía. Ahí me quedo.

-Le pido un ´sí´ o un ´no´, si le parece. ¿Había o no fijada una fecha límite entre las partes para su venta?
-Sin comentarios.

-Hay alguna opción de que Pape forme parte del Levante el 1 de julio.
-¿1 de julio? ¿Para la temporada que viene? (sonríe nerviosamente) A ver... Yo acabo contrato, así que lo normal es que esté fuera.

-¿Qué me dice del interés de Sevilla o Valencia?
-Qué quiere que le diga. Son rumores€

-Centrémonos pues en el presente. El equipo ha cambiado mucho, para bien, en las últimas semanas, ¿no?
-Hemos mejorado mucho, sobre todo defensivamente. Y como hemos conseguido resultados, hay más confianza y se nota. El otro día hicimos un buen partido aquí, aunque el partido que más me gustó el equipo fue el del Pizjuán.

-Explíquese, si no le importa.
-Me gustó porque sacamos carácter perdiendo 1-0 en un campo tan complicado como el Pizjuán. El equipo siguió jugando con el balón, con personalidad, pese al resultado adverso que llevábamos.

-¿Hacía falta el cambio de entrenador? Los números dicen ahora claramente que sí.
-En el fútbol, los resultados son los que deciden casi todo. Yo no escojo si hay que cambiar, porque yo soy jugador y me limito a jugar.

-¿Estaba a gusto con Mendilibar?
-No me paro a pensar si estoy a gusto con un entrenador. El entrenador no se tiene que adaptar a mí, sino yo a lo que él propone.

-¿Qué ha cambiado en este último mes con Alcaraz?
-No me gustan ese tipo de comparaciones, porque no es justo. Solo sé que ahora se ve que estamos más como equipo, estamos trabajando bien y se nota en muchos partidos. A ver si seguimos así.

-Mendilibar les hizo ver en alguna charla que ustedes podían ser los mejores de la Liga de los modestos, que podían estar en mitad de tabla sobrados. Hace un mes parecía imposible; ahora, ya no.
-Esto va por momentos. Si ganamos tres o cuatro partidos seguidos, se hablará incluso de meternos en Europa League; sino, estaremos otra vez en el pozo. Lo que tenemos que hacer es trabajar y creer en las ideas del míster.

-¿Qué le han hecho a Sissoko? Lo digo porque ha recuperado todo su esplendor en tiempo récord.
-No voy a descubrir ahora a Momo. Ha estado en grandes equipos, y eso es por algo, porque tiene mucha calidad. Ahora está jugando y se encuentra a gusto; se nota sobre el césped.

-Como ´quinto capitán´ y persona cercana a él que es, supongo que usted habrá ayudado a recuperar para la causa a Momo.
-Yo también lo hubiera pasado mal en su situación, porque no jugaba. Ahora está ayudando muy mucho al equipo y creo que aún lo va a hacer más; estoy muy contento por él.

-Le decía lo de quinto capitán porque fue el segundo más votado en la elección del cuarto capitán en verano. Vaya papelón hubiera sido, ¿no?
-Lo hubiera asumido.

-Aquello demuestra que es querido en el vestuario, pero hubiera supuesto un ´marrón´ para usted en puertas de un posible traspaso.
-Habla bien de mí, sí; y tampoco hubiera sido un marrón. Que me hubieran elegido no hubiera significado que hubiera rechazado la oferta; cada cosa, en su sitio.

-En el Derbi acabó fundido físicamente, en palabras del técnico.
-Acabé cansado, normal. Era un partido exigente y venía de jugar con Senegal dos partidos en apenas cuatro días.

-Se planteó pedirle descanso al seleccionador en el segundo, ya con la clasificación para la Copa de África en el bolsillo.
-Nunca he hecho algo así. Si dio descanso a algunos jugadores y a mí no, tendrá sus razones.

-¿Qué análisis realiza a posteriori del Derbi en si?
-Ellos nos metieron más ritmo en los 20 primeros minutos, lo que nos obligó a corregir cosas sobre el césped con el míster, y lo hicimos. Ellos empezaron bien y nosotros acabamos bien la primera parte; en la segunda pudimos meter perfectamente el 1-0 y 2-0, aunque también ellos fallaron sus ocasiones.

-Alcaraz da mucha importancia a la estrategia. No se irá del Levante sin marcar una falta directa, ¿verdad?
-Eso espero. Con mi selección he tenido suerte y ya he marcado y dado asistencias a balón parado. Aquí, por ahora, no ha podido ser; el año pasado tiré una vez al palo, creo. Un día entrará.

-En lo que va de temporada ni siquiera ha marcado, a pesar de que cada año ha ido superando sus números de cara a puerta y el pasado logró cuatro goles.
-A mí me gusta ir mejorando cada año mis números, pero para un medio centro defensivo, lo más importante no es el gol. Es solo un plus. Yo debo dar equilibrio al equipo, defender, sacar el balón. Creo que eso lo hago bien.

-Por cierto, ¿cómo va su tobillo derecho, Pape? Lleva varios días renqueante y no ha podido entrenar con el grupo todavía en lo que va de esta semana.
-Va mejor. Lo tenía un poco hinchado después del Derbi; estamos intentando bajar la inflamación y a ver si mañana „por hoy„ puedo meterme en el grupo o no.

-¿Venía con molestias de Senegal?
-Sí, vine con un golpe. De hecho, el segundo partido con la selección no lo terminé. Salí en el minuto 75 por culpa de ese golpe.

-No está del todo clara su presencia ante el Espanyol.
-Sí, yo creo que llegaré, pero todo depende de que baje la inflamación.

-¿Se ha hecho pruebas para descartar una lesión más grave?
-No hace falta. Me hice una radiografía, en la que el médico vio que tenía líquido. Por eso me dijo que ayer „el martes„ no entrenara, para bajar la inflamación, y que hoy „por el míercoles„ trabajara en gimnasio. La evolución es buena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook