13 de febrero de 2019
13.02.2019
PROTAGONISTA

Los últimos 15 días de Doukouré: Motivos para llorar

El estrés pudo con Cheick, cuando aun estaba reciente que el club truncara su cesión al Getafe

13.02.2019 | 18:32
Doukouré, en el entrenamiento.

Sin llegar a romper a llorar, como sí hiciera el pasado 30 de enero, cuando el club le comunicase que finalmente no iba a salir, los nervios volvieron a jugarle una mala pasada a Cheick Doukouré. Fue el pasado lunes, en el Deportivo Alavés-Levante UD. En Vitoria le generaron una pérdida innecesaria de balón, por la cual Jony se plantó plácidamente ante Aitor y le batió para sentenciar. Se podría decir que ese fue un gol por estrés; de este no le había faltado al marfileño en los últimos días del mercado invernal. Y finalmente para nada.

Después de haber hablado personalmente con José Bordalás, técnico azulón, y de que Quico Catalán hubiera dado el OK a la oferta de préstamo, el mediocentro se encontró con que los granotas cambiaron de parecer. Le comunicaron que no iba a salir por petición expresa de Paco López. El argumento era que la marcha previa de Prcic y el fracaso en el intento por firmar a Lukic aconsejaban su continuidad en plantilla. Pero por una cuestión principalmente numérica, pues el entrenador había sido el primero en abrirle la puerta semanas antes.

Antes y después de Prcic

Con el bosnio todavía a sus órdenes, el de Silla le había dejado claro que no iba a contar con el protagonismo que quería para asegurarse su participación en la Copa África de este verano. Los números refrendaban la afirmación de Paco, quien entre decisiones técnicas y lesiones apenas había utilizado a Cheick en 274 minutos hasta finales de enero.

Sus suplencias en la eliminatoria copera ante el Barça habían hecho el resto: el futbolista decidía aceptar y elegir entre sus pretendientes para su cesión. De estos, el Getafe acabaría colmando las aspiraciones de uno y otros. Se trataba de un club de LaLiga, que teóricamente ya no iba a ser rival directo de los granotas, le aseguraba protagonismo y los 300 mil euros por el préstamo, más el pago de las fichas y variables, que había solicitado Quico Catalán.

Descarte, disculpas y titularidad

Fue aquel giro inesperado granota el que mantuvo en vela a Doukouré la noche previa al cierre del mercado, motivo por el que se ausentó de la sesión posterior. Nadie le recriminaría nada por ello en Orriols; por el contrario, los responsables del club le pidieron disculpas y se apeló a su profesional y entrega para olvidar lo sucedido. Después de darle un respiro justamente en la visita getafense, apenas dos días después, las ausencias de Campaña y Rochina motivarían su aparición en el once en Vitoria. Con el regreso de los teóricos titulares, la moneda de pago por su error podría ser de nuevo la suplencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook