23 de abril de 2019
23.04.2019
LEVANTE - BETIS

Levante y Girona, los equipos que más minutos acumulan en su once

Campaña y Morales son los que más han jugado; Jason, pese a las idas y venidas, el quinto de los fijos de Paco

23.04.2019 | 14:23

Desde la victoria en Balaídos, la única en las últimas 13 jornadas, el Levante no ha ganado ninguna de las finales que ha tenido por la salvación. Igual que ante el Eibar y el Huesca, la del domingo con el Espanyol terminó en empate. El colchón respecto a los puestos de descenso se ha reducido desde Vigo de siete a solo dos puntos y a estas alturas los granotas ya están metidos de lleno en el lío junto a Valladolid, Girona, Rayo Vallecano, Celta y Villarreal. Con el Huesca ya prácticamente desahuciado, dos de estos seis equipos bajarán a LaLiga 1|2|3.

Hace cuatro años, cuando el Levante entonces de Alcaraz peleaba a cara de perro por salvarse, un empate ante el Espanyol también a dos y en circunstancias muy parecidas, en la jornada 32, terminó siendo un punto, nunca mejor dicho, de apoyo. Casadesús neutralizó la segunda ventaja de los pericos y rascó un botín que aunque a priori supo a poco se hizo bueno con dos victorias por la mínima en las siguientes jornadas. Contra el Getafe y el Córdoba se dejó encarrilada la permanencia.

Media hora de charla ayer en Buñol en la vuelta a los entrenamientos y a 48 horas de la visita del Betis sirvió para analizar aciertos y errores y sobre todo para conjurarse ante un partido prácticamente a cara o cruz. A expensas del marcador del Valladolid-Girona de hoy, un triunfo sería un balón de oxígeno en vísperas de la visita del sábado a Can Barça y convertiría en bueno el último empate, mientras que una derrota le quitaría bastante valor.

Anímica y físicamente


«Este punto se tiene que hacer bueno contra el Betis. Cuando ganas un partido, se despeja todo», decía en sala de prensa Paco López, consciente de la importancia del factor anímico para su equipo, al que indudablemente ha pasado factura la sangría de resultados de los últimos meses tanto por deméritos propios como arbitrales. Pese a los altibajos y la inferioridad numérica a raíz de la expulsión de Rochina, el Levante terminó fuerte contra el Espanyol y con la grada apretando de su lado.

La de este miércoles, eso sí, es una nueva prueba de esfuerzo para los granotas. Especialmente en el plano físico, ya que a estas alturas de temporada los partidos acumulados pesan y los granotas son precisamente de los más afectados por la escasa rotación de minutos en su plantilla, aún más en lo que se refiere a sus jugadores más importantes.

Campaña (2945) y Morales (2.900), a punto de superar la barrera de los 3.000, son los más castigados de un plantel en el que, por contra, los jugadores que deberían estar entrando ahora de refresco tampoco tienen chispa. Les siguen Róber Pier (2.834) y Bardhi (2.550), mientas que pese a las idas y venidas Jason es el quinto con 2-049. La excepción son los casos del cedido Vezo y un Mayoral suplente de Roger aunque con carga de partidos. La ausencia de Rochina por sanción, para más inri, obliga a Paco a modificar el once tipo con el que se aspira a confirmar la permanencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook