07 de agosto de 2020
07.08.2020
Superdeporte

Levante UD - Rotschild: la letra pequeña del crédito de 60 kilos

La operación, con ventajas e inconvenientes, supone un salto histórico para la centenaria entidad granota

07.08.2020 | 20:58
Levante UD - Rotschild: la letra pequeña del crédito de 60 kilos

Al nivel de lo que en su día fue la recalificación del Ciutat, el Levante UD anunció este viernes una operación tan esperada como celebrada a nivel interno, un auténtico hito para la entidad. Tal y como Quico Catalán había adelantado el pasado 27 de julio a los patronos de la Fundación 'Cent Anys' en la Junta General Ordinaria, el club granota ha obtenido un crédito por valor de hasta 60 millones de euros con el que hará frente a las dos fases de la reforma del estadio y a la construcción de la Ciudad Deportiva de Nazaret.

El acuerdo, financieramente muy complejo y que exigirá una monitorización al detalle por parte del prestatario, se ha alcanzado con el prestigioso grupo Edmond de Rothschild, un conglomerado de banca privada con 160.000 millones en activos que por primera vez entra en el mundo del fútbol español. La familia Rothschild es conocida por haber financiado grandes proyectos de infraestructuras (ferrocarriles, el canal de Suez, hospitales...) desde el siglo XIX.



La operación para el Levante tiene muchas ventajas. Una de las principales es la comodidad en los plazos para devolver el importe, alrededor de 6 millones anuales. Además, el capital podrá ir pagándolo con los flujos de caja del propio proyecto, desde los ingresos adicionales por naming a la gestión de palcos privados y hospitality o la venta de entradas. Como cualquier tipo de financiación, también es cierto que hay una serie de riesgos tales como la prenda de activos, incluida en el peor de los escenarios la mitad del fondo de garantía de LaLiga por el descenso. Estando en Primera División los pagos son perfectamente asumibles.



Del mismo modo sirven de garantía los ingresos de televisión, las propias instalaciones (básicamente Buñol) y, llegado el momento, hasta los derechos por algún traspaso. El más alto de la historia, el de Lerma al Bournemouth por 30,5 fijos más bonos y un 10 por ciento de la futura plusvalía, ya supuso un ingreso de la mitad del préstamo actual. Futbolistas como Campaña, Bardhi o Aitor son los más próximos hoy en día a esos números, si bien la apuesta no es por crecer a base de traspasos, de ahí que se haya optado por este intrumento de financiación.

Un complejo sistema


Después de haber llamado sin éxito a la puerta de muchos bancos convencionales, y gracias en buena parte también a la implicación del círculo de confianza más íntimo del presidente en el Consejo, la solución se ha encontrado en un esquema de 'project finance' con un periodo de devolución muy largo, de hasta 12 años, lo que permite que los plazos sean más asumibles. Un valor añadido de la operación es que los tres bloques de deuda, uno para la primera fase del Ciutat, otro para la segunda y un tercero para Nazaret, se quedan fuera del balance corporativo y no afectan por tanto a la calificación crediticia del club. Pese a que este punto no se menciona en el comunicado oficial, esto es importante sobre todo de cara al fair-play financiero, ya que permitirá un mayor desahogo.


Además de la financiación de las obras de remodelación del Ciutat y la construcción de Nazaret, el Levante también cancela de esta manera los créditos pendientes por valor de 13 millones con Caixabank y Cajas Rurales Unidas que la administración concursal garantizó con una hipoteca sobre el estadio y que estaban refinanciados hasta 2034.


Conforme reza el comunicado oficial, la operación se ha estructurado de forma escalonada en tres tramos: "El primer tramo está destinado a la primera fase de remodelación del estadio y cancelar los créditos garantizados con la hipoteca sobre el mismo. Un segundo tramo para financiar la construcción de la nueva ciudad deportiva de Nazaret y el último tramo para las siguientes fases de la remodelación del estadio. La amortización estimada de la operación será en doce años". La reforma de la cubierta asciende a unos 17 millones y la construcción de Nazaret entre 12 y 14. En función de las necesidades se irá disponiendo de esas cantidades.


Levante UD Nuevos Desarrollos


Para estructurar la operación, como ya explicó SUPER, se ha creado una 'sociedad vehículo' rebautizada como Levante UD Nuevos Desarrollos SL de la que el club es su socio único y Quico su administrador. Esta sociedad, que será la titular de la concesión de los terrenos de Nazaret por parte de la Autoridad Portuaria, es el resultado de la compra hace un mes de una pequeña empresa llamada Easyhealth Technologies que estaba dedicada hasta entonces a la programación informática y con la que se evitaron los plazos más largos de haber creado una nueva.


Rebautizada como "Levante UD Nuevos Desarrollos", su objetivo social es "la adquisición, desarrollo y explotación de concesiones administrativas", más en concreto "las relativas a las actividades de construcción, desarrollo y explotación de instalaciones deportivas". La propia sociedad, una vez se descartó a nivel interno la emisión de bonos como alternativa, sirve como garantía del préstamo.


Con esta operación, "el Consejo cumple con el objetivo que se marcó de reestructurar su deuda dejando atrás los créditos con derechos privilegiados con sus acreedores financieros y diseñar una nueva estructura financiera con la que afrontar la remodelación del estadio para adaptarlo a los requerimientos técnicos de LaLiga". El estadio se convertirá en "una instalación renovada y generadora de nuevos ingresos que, junto con la nueva ciudad deportiva de Nazaret, serán referentes por su modernidad y vanguardismo en València".


En este momento, al margen del nuevo crédito, el Levante solo tiene pendientes dos millones de euros con el Ayuntamiento que no son exigibles a corto plazo, amén de una una provisión de fondos de 800.000 para cantidades no reclamadas del concurso de acreedores. Después de varios ejercicios seguidos con superávit y solo una temporada en Segunda desde 2010, el club ha reducido su deuda en 45 millones, una cantidad ligeramente inferior al préstamo con el que ahora entra en una nueva dimensión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook